domingo, 17 de diciembre de 2017

Interjecciones artísticas


- Ummm – Dijo con las manos en la espalda, mientras miraba el cuadro en la galería.

Inmediatamente se acercó otro señor – Ajá… -  Una de sus manos fue a la barbilla, mientras asentía con la cabeza

La tercera persona no tardó en acudir. Y como dice la frase: ya formaron multitud. - Uf – Exclamó impresionado.

Ya casi toda la gente de la exposición se congregaba delante de la obra. Entonces hizo acto de presencia el pintor, que se acercó alarmado por lo que vio - ¡Eeeh! - Sacó un pañuelo que agitó en el aire. En ese momento, la cucaracha por fin salió del lienzo y correteó buscando refugio por otros lares. El bichito, por un momento había sido parte integrante de una obra de arte.

19/09/2017

6 comentarios:

  1. ¡Hola, Roland!

    Toda una oda al postureo, tu relato. Esa cucaracha tuvo una magnífica oportunidad de tener sus quince minutos de fama.

    Estaría bien poder ver la cara de los supuestos entendidos cuando se escapó.

    ¡Muy divertida la historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Poe.

      Si, supongo que algo cómica pretendía ser la historia.

      Gracias por el comentario

      Eliminar
  2. Vaya plan Roland :)

    La cuca había sido la prota del cuadro, demasiado hiperrealismo.
    Imagino que cuando espantó al bichejo y con él a los mirones de la obrar, el artista se cuestionara la visión del arte.

    :) Besos y feliz semana Roland

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nieves.

      Ya te digo, mucho hiperrealismo xd Quizá la cucaracha acabó por completar la obra.

      Besos

      Eliminar
  3. Jajaja muy bueno, y como dijo un escritor, que no recuerdo, si cuando escribo pasa un pájaro, el pájaro ya es parte de la historia, pues igual la cucaracha!
    Abrazote muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, todo queda plasmado en la obra. O quizá la cucaracha también estaba admirando el cuadro, quien sabe jeje

      Otro abrazo grande para ti.

      Eliminar