domingo, 19 de noviembre de 2017

De sol a sol



Juan Enriquez trabajaba con tesón en el campo, mimaba sus arbolitos y les realizaba todos los cuidados necesarios. La poda en el crudo invierno. Los riegos de primavera. Los tratamientos en el caluroso verano. Y la dura pero gratificante recolección de frutos en otoño.

Todo eso cambió el día en el que al llegar como cada mañana en su bicicleta, se encontró con su casita de aperos abierta. Se le cayó el alma al suelo. De sus herramientas no quedaba nada. Solo un martillo doblado y oxidado. 

Aquello era un desastre total para la ajustada economía de Juan. Le costaría una fortuna tratar de conseguir de golpe las mochila de pulverizar, las azadas el pico… y un largo etcétera que se había comprado a lo lo largo de los años y que ahora se habían esfumado de un plumazo.

Se sentó en el suelo y allí se echó a llorar. Ni los ángeles, ni ningún ser divino, se apiadó del pobre y trabajador Juan. Que se preguntaba, porqué había sido castigado de aquella forma. 

Al hombre ya no le quedaba familia, el campo era su hijo, al que ahora se veía incapaz de mantener. Tuvo que vender el campo. Y como ocurre en estos casos, cuando lo que te llena el alma desaparece, el cuerpo se marchita. Juan murió un mes mas tarde. 

12/09/2017

domingo, 12 de noviembre de 2017

La nota


“...Si quiere volver a verla, ingrese la cantidad en la cuenta 
indicada”

Así finalizaba la nota. La arrugó, maldijo algo ininteligible y la arrojó al suelo.

No habían palabras para describir la angustia que sentía. Tenía el estómago revuelto, con ganas de devolver. Pero es que ahora solo dependía de él mismo. Acostumbrado a tener su apoyo, ahora tenía que hacerse el ánimo. No había alternativa.

¿De dónde iba a sacar tanto? Sus cuentas no es que fuesen abundantes precisamente. Pensó en hacer alguna barbaridad, en infringir la ley. Pero no, hacerlo sería ponerse a su mismo nivel. Sintió vértigo, la iba a perder. 

Puso la televisión con intención de distraerse, pero su mente estaba en otro lado. No se centraba en nada. Miró de nuevo aquel papel arrugado del suelo. Tal vez se le escapó algo, tal vez hubiese algún resquicio. Recuperó el papel, lo leyó de nuevo, no, no había nada a lo que poderse agarrar.

“Estimado cliente, el próximo 31 de diciembre finaliza el periodo gratuito de prueba de nuestro canal de pago por visión. Nuestra emisión le espera. Si quiere volver a verla, ingrese la cantidad en la cuenta indicada”

08/09/2017

domingo, 5 de noviembre de 2017

El final de la cuenta atrás


Había llegado el gran día. Para lo que me había estado preparando tanto tiempo. El culmen de mi carrera profesional.

Habría muchas personas pendientes de mi, a través de sus televisiones. Estaba previsto que la cuenta atrás sería el momento más visto de la televisión en muchos años. 

Me vestirían, me ayudarían y sería tratado como un bebé en brazos de su madre. Pero aquí cada uno tiene su misión. Y yo, por supuesto, también tenía la mía. 

Avanzo lento, me colocan en el habitáculo. Sonrío, esto va a ser genial. El día más feliz de mi vida. El día en el que yo, el asesino en serie más famoso del mundo, sería ejecutado en la cámara de gas.

05/09/2017

Fuente imagen: http://www.pczeros.net/2011/05/reloj-cuenta-regresiva-para-blogger.html

domingo, 29 de octubre de 2017

El árbol de la vida


Hay momentos en los que claramente decides tu futuro. ¿Ciencias o Letras? ¿Universidad o Trabajo? ¿Chica rubia o chica morena? 

Cada uno de estos caminos, abre a su vez muchos más, como las ramas de un árbol. O mejor aún, como sus raíces. Que se entierran en el suelo en busca de agua y nutrientes.

Todo esto, todas las decisiones de nuestro pasado definieron cómo y quiénes somos. ¿Y si pudieses hablar a tu “yo” de hace veinte años? ¿Cambiarías algo? ¿Te enviarías algún mensaje? 

El caso es que no se puede. Hasta que no inventen la máquina del tiempo. Pero siempre nos quedará aquello de… ¿Y si hubiese escogido distinto? Tal vez ahora sería millonario, o más feliz, o tal vez estaría ya a dos metros bajo tierra. 

A veces… Estas decisiones no son tan evidentes. Y son las que más duelen. ¿Y si le hubiese llamado para decir “Te quiero”? ¿Y si le hubiese dicho que no saliera de casa aquel día? 

El árbol, el árbol algún día acabará viejo y seco. El árbol morirá, dejando en su silueta, en las grietas de su corteza, el recuerdo de lo vivido ¿Y lo mejor? Lo mejor es que sus hojas secas abonaron la tierra, su oxígeno dio aire fresco a la mañana. Y su sombra y su tronco cobijaron a multitud de seres ¿Lo sabe el árbol?

04/09/2017

domingo, 22 de octubre de 2017

En el hospital



Solo se escucha un pitido de vez en cuando. También el sonido de la máquina que te ayuda a respirar. Rodeado de tubos y cables. Es… desgarrador verte con todo eso enchufado al cuerpo.

Cojo tu mano, la acaricio. No estoy segura de que puedas sentir la mía, ni de si me escuchas. Una lágrima resbala por mi mejilla. No las puedo contener, a esa la siguen otras. Me río de forma estúpida al recordar que nunca me gustó que me vieses llorar. Y aquí estoy. Daría cualquier cosa porque estuvieras bien.

Ahora, ahora que no puedo hablar contigo, me gustaría decirte tantas cosas… Me gustaría que estuvieras bien para darte tantas caricias… Dime ¿Estás ahí? Poso mi mano cerca de tu corazón, cierro los ojos. Te oigo, tu corazón aún me habla. 

Miro hacia la puerta, no hay nadie.  Me acerco a ti. A tus labios. Te beso. Ese beso que siempre me negaste, nunca quisiste pasar de una amistad. Y aquí estoy, la única que te ha amado de verdad. Velando tu inconsciente cuerpo en esta habitación del hospital. Siempre te amaré.

01/09/2017

Fuente imagen: http://www.infosalus.com/asistencia/noticia-extubaciones-nocturnas-pacientes-uci-asociadas-mayor-mortalidad-20160519071833.html

domingo, 15 de octubre de 2017

En la fría Navidad



Aquel año aprendió lo frías que podían ser las Navidades. Y eso que al principio no lo parecían.

Risas, amigos, el amor… Todo parecía un sueño hasta que de pronto se torció. Un gesto sin importancia acabó en enfado, el enfado que podría haber quedado en nada, se convirtió en silencio. En distancia. La amargura no tardó en hacer acto de presencia.

La noche que tenía que haber sido de risas se convirtió en el más grande de lo nudos en el estómago. Ya nada podía salvar la noche, solo quedaba dormir.

A la mañana siguiente recibió una llamada. Para hablar. Era lo justo, él estaba dispuesto a disculparse. Ella insistió en ir a su encuentro. Él aceptó. En cuanto vio su rostro, supo que no pintaba bien. Cara desmaquillada y de haber dormido poco. Se preparó para la fatal noticia.

Puso cara de compungido - ¿Si? - Y esperó la sentencia mortal.

Ella suspiró. Lo miró a los ojos, con lágrimas al borde de sus párpados. Le dijo… - Estoy embarazada 

30/08/2017

domingo, 8 de octubre de 2017

Un segundo



Su madre sermoneándole, es su primer recuerdo. Tan borroso como una vieja fotografía que se deshace en las manos, convirtiéndose en polvo. 

Acariciando a un perrito. Momento en el que confiado con su padre, visita a sus familiares. El olor a naftalina de la ropa de su abuela. 

Travesuras con su primo. Incluso alguna gamberrada. Ruborizarse por la mirada de una chica. 

El primer orgasmo. El primer amor. Un beso bajo la lluvia. Cuando la lluvia no importa, es que algo especial ocurre. 

El frío que cala los huesos en el hospital. El peor vestirse, negra ropa y negra el alma por el luto. 

Las campanas de la boda. El llorar de un niño. Ilusión y viajes. Gritos y llantos. Alma desgarrada. 

Un nuevo amor. Retos y superación. Encontrarse a uno mismo. 

Las canas, el frío en los huesos, no perder la ilusión.

Los nietos, la familia, las charlas al sol del invierno, la compañía.

Y ahora en el lecho de muerte, sonríe al ver todo esto pasar ante sus ojos. ¿Cómo no hacerlo? Tan preocupado que estaba por este momento, creyendo que sería amargo… Y ahora se da cuenta, satisfecho, que no fue una vida perfecta, pero fue la suya. Digna, y puede decirse que… Mereció la pena.

29/08/2017