sábado, 22 de abril de 2017

Flecos



Era una chica de pelo largo y castaño, de veintipocos años. Con algunas marcas en el rostro de acné, pero pese a todo tenía la cara agradable. Se podía decir que era guapa, aunque no cumpliese los estereotipos de las revistas de moda. Desprendía ese aire de ser auténtica e inteligente, viva, perspicaz tal vez.

Lo más curioso era su ropa, normalmente siempre vestía igual. Chaqueta azul marino sobre un jersey de manga corta. Pantalones oscuros que le otorgaban a todo una semejanza a uniforme, sin llegar a serlo. Lo más característico sus zapatos. Azul marino con unos flecos en la parte delantera, sin calcetines. 

A veces podía variar alguna pieza de ropa, pero nunca los zapatos. Siempre los mismos zapatos que habían causado fijación en mí. 

Allí, siempre en el mismo vagón, en el metro de las 07:42. Un día, y otro y otro. Pasaban como las páginas de un libro. Caras de sueño y mis zapatos azul marino con flecos. No necesitaba alzar la mirada, me bastaba con buscar por el suelo aquellos zapatos para saber que todo estaba en orden. El mundo seguía su curso. Todo estaba bien.

De pronto, un buen día, hubo una turbulencia en el cosmos. Aquellos zapatos no estaban, levanté la mirada. No, no estaba la chica de la chaqueta, la que tenía cintas de colores en la mochila. Ni con chaqueta ni sin ella. No estaban sus zapatos y no estaba ella. Desperté, supuso una pequeña conmoción y me pregunté que habría sucedido.

Al día siguiente busqué los zapatos con preocupación, nada, ni rastro. Esto no hizo más que aumentar mi inquietud. 

Pasaron algunos días más. Siempre hay alguien nuevo, pero en el vagón, casi siempre son los mismos zapatos y zapatillas, una y otra vez. Hasta que de nuevo algo me llamó la atención. Una gruesa escayola se unió al festival de calzados. Levanté la mirada en busca de su propietario y el corazón me dio un brinco. Allí estaba aquella chaqueta azul marino con un jersey de color verde claro y unos ojos de similar color que se me quedaron mirando.

Noviembre 2016

Fuente imagen: http://muc1.framepool.com/es/search/tokyo+metro/

sábado, 8 de abril de 2017

¿Todos los hombres son iguales?



Aquella mujer tenía que ser mía, no me la podía quitar de la cabeza. Morena, de pelo largo que caía sobre sus hombros. Un vestido de noche, azul con adornos bordados en blanco nacarado, ceñido a su cuerpo que resaltaba sus curvas.

Con una sonrisa deslumbrante, y un maquillaje bien puesto y no excesivo, que resaltaba sus mejores facciones.

Me acerqué a ella con la intención de invitarla a cenar. Sabiendo que lo mejor vendría después. Cuando desnudase su cuerpo y besara su cuello, justo antes de estrangularla con una soga.

29/05/2016

Fuente imagen: http://www.expogourmetmagazine.com/n-/es/7320/la-mejor-copa-de-champagne-recomendada-por-los-cientificos

sábado, 25 de marzo de 2017

De letras


Como me ponen tus largos y bien puestos párrafos, el trazo grueso de tu letra. La dureza de tus adjetivos cuando expresas tus sentimientos.

Me derrites con tus descripciones y haces que siempre quiera más. Y el tacto, no hay nada como el tacto del papel. Capaz de dañar por filo, pero suave y rugoso a la vez por las caras.

Eres todo un regalo para la vista. Ansío tocarte, olerte, impregnarme de ti y a la vez que me hagas tuya y penetres en mi mente. Y es que, donde haya un buen libro, que se quite lo demás.

13/02/2015

Fuente imagen: https://plus.google.com/106218638101580813679/posts/2KRvqs5ySK3

domingo, 5 de marzo de 2017

El vil metal


No hay como apretarle las tuercas a un tipo. León era uno de los pringados: formal, de vida acomodada…Pero había cometido dos errores; el primero pedirme dinero, el segundo no devolvérmelo a tiempo.

No me suelo apiadar de la gente. Normalmente no me meto en esos berenjenales; o me pagas o te voy rompiendo los huesos uno a uno. Pero en este caso, con León, hice una excepción.

El chupatintas me contó que dentro de un par de días, donde trabajaba, ingresarían en caja el dinero de una importante transacción. Sin guardias. Tan solo una alarma y caja fuerte de tres al cuarto. Pan comido para dar un golpe fácil y rápido.

Y allí estaba yo, enfundado en un pasamontañas y frotándome las manos tras haber entrado por la ventana. Aunque sonase la alarma disponía de diez minutos hasta que llegase la pasma. Me dirigí sin perder más tiempo hasta donde me había dicho que estaría la caja. Escuché una sirena, pero era demasiado pronto para ser yo el causante, será otro su destino, debía de mantener los nervios a raya.

Entré en la habitación y allí solo vi una mesa de reuniones, unas cuantas sillas y un proyector - ¿Y la puñetera caja? - No había cuadros, no había… ¡Ah! Había un armario, me precipité sobre él. No me costó forzar la cerradura, pero no fue el dinero lo que vino a mí. Sino el cuerpo ensangrentado de un tipo, obeso con gafas. Embutido en el espacio que acababa de abrir.

¿Pero qué demonios? - Mientras la sirena se hacía más estruendosa y el coche policial se detenía justo debajo del edificio lo entendí. León. Ese maldito bastardo me había cargado el muerto.

14/11/2016

domingo, 19 de febrero de 2017

Desvelado



Empapado en sudor se despierta. Pero no es solo eso. El ruido. A través de la ventana se percibe una algarabía de personas ¿Qué demonios ocurre?

Se sienta en el borde de la cama y se frota la cara. Le duele la cabeza sutilmente. Mira la hora, las tres de la madrugada – Maldita sea – Piensa para sus adentros. A estas horas y ya desvelado.

Se dirige a la ventana y se asoma. Una “chiquillada”, en este caso, un tumulto de quince o veinte adolescentes en grupo, parecen discutir todos con todos.

En ese momento aparece un coche de la policía – Menos mal – Piensa de nuevo – Por una vez llegan sin que haya que llamarlos.

Pero aquel grupo de jóvenes no parecen sentirse impresionados por la aparición de los agentes de la ley, que siguen discutiendo a lo suyo.

El coche patrulla para delante de ellos y abre sus puertas. Para sorpresa del pobre alma desvelada, de allí salen... ¡Dos adolescentes vestidos de policía! ¿Acaso han robado el coche?

Tambaleándose se dirige al baño, necesita refrescarse la cara. Un zarpazo de agua, dos, al tercero se mira al espejo para ver reflejado como era su rostro con treinta años menos.

28/05/2016

viernes, 3 de febrero de 2017

Comportamiento extraño



En el tren de cercanías los pasajeros se prepararon para bajar en la primera estación, una de las más concurridas. La gente se pone en pie y se congrega delante de las puertas. El tren se detiene. Unos miran a otros de reojo para ver quien es el encargado de pulsar el botón de apertura de las puertas. Tras este breve y cotidiano momento incómodo, uno pulsa el botón y... Las puertas no se abren.

Unos se miran a otros, lo pulsan más veces, nada. ¿Fallará la puerta? No sería la primera vez... Miran en dirección al otro extremo del vagón, donde están las otras puertas. Pero desde allí la mirada es devuelta con la misma expresión de incertidumbre.

El tren se pone en marcha de nuevo. Unos se ríen, otros protestan. Una señora, de forma decidida recorre el pasillo hasta delante de la puerta de la cabina del maquinista. Llama con los nudillos. Es extraño, pero desde el otro lado se oye música y parece que a alto volumen, desde luego que no suele ser habitual.

La señora insiste, aporrea la puerta con más insistencia – ¡Oiga! ¡No se han abierto las puertas! ¿No ha visto que no ha bajado nadie? - Levanta la voz con tono de reproche. 

Entonces, aunque nadie responde en la cabina, el tren reduce la velocidad y se detiene. Justo al entrar en un túnel. Afuera está todo oscuro. Las puertas se abren sin que nadie pulse el botón, pero allí no hay andén ni parece el lugar apropiado.

- ¿Pero qué hace? ¿No pretenderá que bajemos aquí? - Prosigue la misma mujer.

El tren se pone en marcha de nuevo, ahora con las puertas abiertas. La gente se asusta un poco. Los que estaban cerca de las puertas se desplazan a zonas más seguras. El viento, fruto de la velocidad, circula por todo el vagón despeinando a pasajeros y haciendo volar los apuntes de un estudiante. Se escuchan los primeros gritos.

- ¡Oiga! ¡Se ha vuelto loco! ¡Pare! ¡Pare inmediatamente! - La mujer que se comunica con el maquinista está evidentemente alterada.

El tren da un brusco frenazo. Algunos de los que están de pie, pierden el equilibrio y se van al suelo. La gente está a borde del pánico. El tren se encuentra de nuevo detenido, ahora en medio del túnel. Ya a nadie le hace gracia y algunos comienzan a estar tentados de bajar. Dudando si será más seguro apearse en el túnel que permanecer en el tren.

- Ya sé, ya sé – Dice de pronto una niña que lo ha observado todo desde las primeras filas. Acercándose a la puerta del maquinista dice – Cierre las puertas, llévenos a la siguiente estación y ábralas allí.

Ante el asombro de todos comienza a ocurrir tal y como la niña lo ha dicho.

Al por fin llegar a la estación, la gente se prepara para bajar en tropel a poner una reclamación o incluso una denuncia. En cuanto aparece el anden se encuentran con fotógrafos y gente trajeada. ¿Ya se habrán enterado de lo ocurrido? ¿Tan rápido? Pero al abrirse las puertas se dan cuenta de un cartel colgado en lo alto “Inauguración de los trenes automáticos sin conductor”

06/03/2016

domingo, 22 de enero de 2017

La parca


- Como mi Antonio, de la forma más dulce. Me preguntó mi nuera que donde estaba, y le dije que durmiendo. Cuando fuimos a despertarlo... nada. Se me fue por la noche.

- Pero es que no sabes donde te va a pillar. Mi hija trabaja en parques y jardines. Un día paró un señor que iba en bicicleta. Dijo que se sentía mal, se sentó y allí mismo se quedó.

- Si es que no somos “na” Un día estás aquí y al otro ya no.

Toma el primer sorbo de café – Qué rico está el café hoy.

- Será por las gotitas de arsénico, a ver que lo pruebe yo...

08/05/2016