viernes, 31 de octubre de 2014

Amanece ilusión


Hoy pongo el comentario antes, para advertir a mis lectores. Hoy en día no se me ocurriría escribir algo así. Podéis prescindir de leer esta entrada jajaja Creo que es demasiado dulce y no aporta mucho. Así que si no os apetece leer algo ñoño, hoy libráis jaja

Pero la voy a publicar por otros motivos. Primero como expiación de mi pasado, mucho tiempo he ocultado mis versos, creo que los no tan buenos también se merecen una oportunidad. Y en segundo lugar porque… He pasado parte de mi vida un demasiado cohibido (por ejemplo en la época en la que escribí estos versos), ahora me gusta retarme a mí mismo y tratar de saborear de la vida.

Amanece ilusión (08-10-1994)

Hoy me he despertado
Y he dado gracias a Dios:
Porque sé que no es un sueño
Que en algún sitio está tu corazón
Y en él, mi Amor.

Hoy me he despertado
Y he dado gracias a Dios:
Por tenerte un día más
Tenerte aquí y en mi interior
En mi corazón.

Hoy me he despertado
Y he dado gracias a Dios:
Por haber dado aliento a mi vida
Poderla compartir con alguien
Poder entregártela a ti.

Hoy me he despertado
Y he dado gracias a Dios:
Por haberme dado un sueño
Haberme dado una ilusión
Tenerte a ti en mi corazón.

Fuente imagen: https://www.flickr.com/photos/67983998@N04/6405310309/

viernes, 24 de octubre de 2014

En la fría noche



El viento silbaba a través de las hojas de los pinos. Olía además a eucaliptos, romero y otras plantas aromáticas. Ranuk comenzó a aminorar la velocidad su corcel. La luz era cada vez menor y tenía que buscar un lugar en el que guarecerse para pasar la noche. Era una noche estrellada que prometía ser fría. Su única manta sería insuficiente si no encontraba un buen cobijo del viento.

Un lobo aulló en la lejanía, y fue entonces, cuando escuchó el sonido que definitivamente lo puso en guardia. El que hicieron unas ramitas al crujir. Sacó su espada y quedó en silencio, atento, rezando para que su caballo no relinchara y esperando cualquier otro sonido que le diese una pista de que produjo ese sonido inicial.

Escuchó unos pequeños pasos. No debía de ser una criatura muy grande, pero no se iba a confiar. La luz de la luna fue la que finalmente le permitió ver una figura femenina, desnuda, que se abrazaba a sí misma mientras sus dientes repiqueteaban. 

Ranuk guardó su arma. Confundido, percibió la necesidad de calor de aquella persona. Se quitó el grueso abrigo de piel y se lo puso por encima a aquella mujer.

- ¡Te vas a morir de frío! ¿Cómo has llegado hasta aquí sin ropa?

La criatura lo miró con agradecimiento pero no le respondió. Se arrebujó en aquellos ropajes y cerró sus ojos. Justo antes de abrir la boca y mostrar unos largos colmillos que hundió en la carne del incauto hombre.

08-12-2013

--

Comenzado con el “sistema de los 10 minutos” y bueno, finalizado hoy mismo, lo leí y le vi el final, estaba ahí delante de mis ojos jaja Así que no me pareció mala idea aprovechar el texto y ponerlo aquí. Es cortito y no sé qué más decir, me resulta difícil evaluarlo jaja Mientras resulte una lectura mínimamente interesante ya me vale ^^

Fuente imagen: http://www.imagenesdepaisajes.es/fondo-escritorio-paisaje-mujer-y-luna.html

viernes, 17 de octubre de 2014

Mi alegría, mi pesar


Mi alegría, mi pesar (29-09-1994)

No ya sal
No la luz,
No hay cruz
Ni un mar.

Sangre en mis venas
Aliento de mi vida,
Mientras vivo siga
Nunca me llenas.

Sin ti:
Te quiero olvidar
Pues de sólo pensar
Que te puedo perder
Me quiero morir.

Contigo:
No hay palabras
Sólo sentimientos,
Ahogados por el tiempo
Que junto a ti consigo.

Si de mí te cansas
Mátame
Pues no podría soportar
Vivir sin tu amar.

--

Más temática amorosa, esta vez intenta ser un poquito más elaborado el poema, jugando con las imágenes que evocan las palabras, los sentidos y los dobles sentidos. 
Llevo unos días de bastante trajín, pero trato de sacar unos minutines para seguir con vosotros :)


Fuente imagen: http://www.wallconvert.com/search/yin+yang/

viernes, 3 de octubre de 2014

Tunguska


Estaba Leonid observando el paisaje nevado que surcaba por delante de la ventanilla de su vagón. No había vida aparente, hacía demasiado frío como para que los seres vivos estuviesen a la intemperie. Aun así el paisaje era precioso. Las blancas colinas estaban pobladas de coníferas. El cielo era de un azul claro, muy luminoso dada la hora que era de la mañana.

Pero de pronto algo hizo que el cielo se volviese mucho más luminoso, un objeto apareció surcando el cielo con velocidad. Soltando intensos destellos y causando profundas sombras como el mismo sol haría. Todo ocurrió con rapidez, el objeto se hundió más abajo y colisionó con el suelo a una distancia considerable. 

El estallido que aconteció dejó muy atrás los anteriores resplandores. La luz era verdaderamente cegadora, tanto, que Leonid tuvo que cerrar los ojos. Hasta pasados unos segundos no pudo volver a mirar en aquella dirección. Para encontrarse con una extraña nube que se levantaba lentamente desde el suelo.

El hombre anotó en su cuaderno la hora y la posición de forma aproximada. Tenía la intención de volver algún día y emprender una expedición hacía aquel lugar, para poder desentrañar el misterio de lo que había ocurrido. Años después aquello sería conocido como “El bólido Tunguska”

06/12/2013

--

El relato corto de esta ocasión tiene como base un hecho histórico ocurrido en 1908. La mayoría de las cosas relacionadas con la astronomía me resultan fascinantes. Ya de pequeño hice una pequeña exposición en el colegio sobre este mismo acontecimiento. Supongo que el meteorito que cayó en Chelyabinsk (Rusia) en Febrero de 2013 me lo trajo a la memoria.

Fuente imagen: http://es.wikipedia.org/wiki/B%C3%B3lido_de_Tunguska