sábado, 30 de agosto de 2014

El tirador


El tirador se encontraba apostado. Hacía un frío tremendo, y no había suficientes capas de ropa capaces de hacerle entrar en calor. Pero era lo que había y ya no se podía hacer más.

De vez en cuando, para mantener la concentración apuntaba a algún objeto, un árbol, una roca… Pero sin apretar el gatillo, no era tan estúpido como para delatar su presencia.

En enemigo rondaba cerca. Habían llegado noticias, más aparte se sentía en el aire. No tardarían en llegar y entonces… Entonces el fin. ¿Qué posibilidades había que su reducido grupo de makis venciera a las tropas organizadas? Sabía que ninguna. Pero les harían frente. Venderían cara su vida. Eran pocos pero estaban bien atrincherados.

No habría ni una canción, ni nada que recordase su resistencia, eso sería lo más doloroso. La historia la escriben los vencedores y contarán lo que les dé la gana. Tal vez la gente del pueblo… Pero claro, ellos sólo pueden hacerse una idea.

Carmen, te debí de haber dado un beso, ahora me arrepiento de no haberlo hecho. Joseli, nunca hay suficientes abrazos para ti, espero que recuerdes a tu padre y lo que te quería. Vazquez, Pinazo, García y Nik, compañeros de trincheras, nos vemos en el otro mundo.

01/12/2013


--

Vuelvo a la actividad bloguera tras una pausa veraniega, no sé si con las pilas cargadas o con ganas de descansar jaja. Bueno, retomo con un relato corto y amenizo con una foto hecha por mí de un pozo de tirador (o trinchera) de los makis en la Sierra de Espadán. La foto es verdadera, y por cierto muestra el mal estado de conservación tanto de algo histórico como del monte en general. La historia es totalmente ficticia.

domingo, 3 de agosto de 2014

Un nuevo mar



Un nuevo mar (05-09-1994)

Mirada a los ojos,
Arma letal;
Inspiración de estos versos,
Tripulantes del mar
En el que soy naufrago.

Miedo es mi compañero,
Aliado mi corazón,
Imaginar mi perdición y
Traición es el fuego
En el que arde mi amor.

Mujer de verdad
Alivia en mí tú pesar,
Imagina un nuevo mar y
Transfórmame en tu sal
En las noches de soledad.

--

Espero que no resulte demasiado dulzón el poema jaja Versa sobre un antiguo amor que quedó en las inmensidades del mar de la vida. Y con este poema de amor os dejo este veranito. Estaré aún unos días por aquí y acto seguido me tomo unas merecidas semanas de descanso y desconexión. Volveré a finales de agosto o principios de septiembre. Nos leemos :)

Fuente imagen: http://unionhispanoamericana.ning.com/profiles/blogs/oda-al-mar?xg_source=activity