domingo, 31 de enero de 2016

La vida



La vida (07-10-1995)

Que triste es a veces la vida,
triste por los recuerdos
y porque más allá de nuestras narices
no vemos.

¿Por qué para ser feliz
hay que ser ciego?

El pasado ya quedó atrás,
pero si de él tengo que aprender
para el futuro
no puedo ser feliz.

¿Por qué para ser feliz
hay que ser ciego?

Aprender a no sentir
a no tener compasión,
pensar con la cabeza,
olvidar el corazón.

¿Por qué para ser feliz 
hay que ser ciego?

Cuánta gente desalmada
a clavado dagas en mi corazón,
cuánta gente descuidada
que no merece mi perdón.

Pero no puedo tener tanto rencor.
Curar con cuidado las heridas,
buscar nueva gente
que merezca mi corazón.

No hay que ser ciego,
hay que vivir con ilusión.

Volverse a levantar,
aprender a perdonar,
pensar con la cabeza,
sentir con el corazón.

No hay que ser ciego,
hay que vivir con ilusión.

El pasado presente está,
lo queramos o no,
de este hay que aprender
para afrontar el futuro mejor.

No hay que ser ciego,
hay que vivir con ilusión.

La vida es triste y alegre
con buenos y malos recuerdos.
Es nuestra vida y hay que cuidarla,
cuidándola viviremos mejor.


--

Poema largo, con curiosa estructura, tal vez de canción. Ahí quedó el momento plasmado y las conclusiones que ahora podamos sacar de ello. Espero que sea para bien :)

Fuente imagen: https://thegaru.wordpress.com/2014/09/27/podemos-cambiar-nuestro-pasado/

domingo, 24 de enero de 2016

Más allá del horizonte



A lomos de un centauro recorría la llanura. Esa era la labor de Perséfone. Vigilar la frontera. Las almas erráticas llegaban hasta allí sin tener muy claro dónde estaban, ni por qué.

Ella trataba de ser amable. Les indicaba el camino, y les acompañaba hasta su morada definitiva. Pues nata termina tras la muerte, justo acaba de empezar.

Ranuk, un guerrero desarmado y desconcertado siguió a la doncella de apariencia joven. Pero antes de llegar a su destino no pudo evitar hacerle una pregunta.

- Dama del centauro – Le dijo – Allá donde me llevas… ¿Podré encontrar a alguien que conocí en la otra vida?

A Perséfone ya le habían hecho esa pregunta en numerosas ocasiones. Su montura se detuvo  y se volvió hacia él – A donde os llevo no necesitáis a nadie. Tendréis todo cuanto queráis. Pronto olvidaréis todo lo que os ataba en vida.

El espíritu del mortal no se quedó nada convencido – Pero a mi amada… yo… la necesito… - Dijo confuso

La dama le dedicó una sonrisa – Estad tranquilo. Nada impide que la podáis buscar, si ese es vuestro deseo – Y no dijo más. La reina del inframundo habló desde la experiencia. Y acompañó al espíritu a la que sería su nueva morada.

Efectivamente aquel lugar estaba lleno de placeres, todo cuanto pudiese desear estaba a su alcance. Pero Ranuk… Ranuk no estaba contento con eso. Buscó a su amada día tras día, noche tras noche. Sin tener la certeza de si ella le estaría esperando o le habría olvidado.

Pero pese a revolver aquel nuevo mundo por entero no dio con ella. Sólo le quedaba una posibilidad, preguntarle directamente a Perséfone. Le expuso el caso y le dijo el nombre de su amada.

La diosa puso durante un instante los ojos en blanco. - Ella… Oh vaya. Aún está viva Ranuk, no ha llegado su momento 

El alma del guerreo se mostró desconcertado – Pero yo la vi morir. La tenía en mis brazos cuando desfalleció, no pude cargar con la culpa y por ello me quité la vida.

- No ocurrió así. Te hirieron en combate, eso que recuerdas fue tu último sueño, el que precede a la muerte -  La diosa sacó una esfera de cristal de entre sus ropajes, se la acercó. En ella comenzaron a aparecer imágenes, su amada, en brazos de otro... 

Horrorizado, el guerreo retrocedió unos pasos - ¡No puede ser! ¡Eso es falso! – Exclamó tratando de negar lo que ya entendió.  La miró angustiado – Y las promesas de amor eterno ¿Dónde quedan?

Perséfone le dedico una lánguida mirada – No hay más ceguera que la del que no quiere ver. Ranuk, libera tu pesar, tu alma es noble y por eso te encuentras aquí, en lugar de en el Tártaro. Pero no cargues sobre tu conciencia lo que a otros se debe, el tiempo lo cura todo. Cuesta, sí; Es duro, también. Pero la verdad te hará libre y aunque ahora mismo no lo veas, encontrarás la felicidad.

17/10/2015

--

Me costó un poco de culminar en su momento este onírico relato, espero que el resultado sea aceptable. Bebe de varias fuentes de inspiración distintas, todo mezclado en un coctel y aquí está el resultado :)

Se me acaban los relatos, he de escribir más, he de escribir más jajaja

Fuente imagen: http://llevatetodo.com/el-rapto-de-persefone/

domingo, 17 de enero de 2016

De licor



De licor (25-08-1995)

Ojos de luna llena
que inundan mi corazón
toda tú eres dulzura
que me hace vibrar de Amor.

No digas que con todas he sido igual
ninguna ha sido igual
y tú estas siendo la mejor
te lo digo de verdad, de corazón.

No tengas prisa con el Amor
el Amor es una botellita de licor
que se llena gotita a gotita
con paciencia y tesón.

Si me cuesta querer
no es porque seas menos, eres la mejor
me cuesta porque me pueden hacer mucho daño
ten paciencia y te enseñaré cuan bonito es mi Amor.

Perdona mis malos ratos
contigo siempre iré a mejor
mis buenos ratos son una explosión
de felicidad y alegría.

Contigo mi corazón es el más feliz
y espero poder hacerte sentir igual a ti
contigo quiero compartir
la vida que Dios nos da.


Bueno, otro poema de amor. Ya voy por las tres cuartas partes de la totalidad de mis poemas. Un poco más adelante se irán espaciando en el tiempo (cuando los escribí), hasta hoy en día que me he pasado a los relatos (y estoy encantado con ello)

Pero quería hacer un comentario que nada tiene que ver con esto. Esta semana nos dejó David Bowie. No suelo escribir sobre cosas de la actualidad, pero ese señor me influyó con su magia artística y en algunos de mis modestos relatos cortos hay un pedacito de inspiración gracias a él. No se fue, sigue con nosotros con todo lo que nos regaló.

Fuente imagen: http://consaboracanela.blogspot.com.es/2012/07/licor-de-fresas.html

domingo, 10 de enero de 2016

Asuntos turbios en la madrugada

Aunque los que me tienen en el “cara-libro” ya lo sabrán, he resultado finalista en otro concurso de relatos yupiiiii jajaja Así que entre los 246 relatos recibidos he sido uno de los 24 seleccionados ^_^ El premio consiste en que mi relato corto será publicado en una revista digital y también en formato papel. También formar parte de una antología digital con los seleccionados. Aquí os dejo el enlace del fallo del concurso:

http://relatossincontrato.com/seleccionados-del-ii-certamen-de-relatos-rsc/

Desde aprovecho para dar las gracias al jurado de dicho concurso. Cuando salga en la revista digital ya podré el enlace aquí, así como lo de la antología. Como en ningún momento comentaron que perdía mis derechos de autor, os pongo aquí el relato ^_^ Tengo que decir que ya antes del concurso le tenía bastante cariño al relato corto. Pues... surgió de mis cosas del día a día y de mi retorcida imaginación jajaja

Feliz año nuevo a todos y gracias por seguirme un año más :)




Asuntos turbios en la madrugada

Llegan las primeras luces del alba, la ciudad comienza a ponerse en marcha. Almas solitarias comienzan a recorrer sus calles. Figuras de cabeza gacha, y cuerpos arrebujados en sus ropas.

En una de las esquinas, un trasiego anormal de vehículos. Unos salen, otros aparcan en los sitios libres que los primeros dejaron, y la calle queda cortada durante un instante. Todos parecen estar de acuerdo en un fin común. Se trata de algo muy organizado que no alcanzo a comprender.

Yo soy una de esas almas solitarias. Y aquellos tipos con cara de pocos amigos siempre se las apañaban para llegar antes que yo. Pero... ¿Cuál es su finalidad? ¿Por qué repiten el mismo proceso todas las mañanas? Un bien día me propuse poner fin al misterio.

Me hice con otro teléfono, uno de prepago. Es fantástico de lo que es capaz la tecnología de hoy en día. Existe una aplicación que te permite conocer la posición exacta de tu teléfono, por ejemplo para el caso de que te lo roben.

Aquella mañana, como cualquier otra, yo era una de las siluetas habituales, por lo que mi paso por allí no levantó ninguna sospecha. Conseguí deslizar el teléfono recién comprado dentro de uno de esos vehículos. El trabajo estaba hecho, ahora sólo quedaba esperar.

Ya en la oficina en la que trabajo, encendí la aplicación para localizar el otro teléfono. Pude ver como se iba desplazando por las calles de la ciudad, pero... algo no encajaba. No podía ser. Indicaba que el otro teléfono se hallaba a varios cientos de kilómetros al oeste, en otra gran ciudad. De algún modo la aplicación había fallado. Apagué aquello y volví a centrarme en el trabajo.

Horas más tarde, antes de comer, volví a mirar la aplicación. Si lo de antes ya era inverosímil esto ya no tenía sentido. Ahora indicaba que se encontraba a miles de kilómetros, en otro continente. Asumí que me había gastado el dinero en un teléfono para nada.

Aquella noche tuve un sueño inquieto, y justo al levantarme brilló en mi mente la solución. Miré la aplicación y una enorme sonrisa se dibujó en mi rostro. Me vestí corriendo y salí a la calle con prisas. Como siempre, en aquella esquina estaban los tipos, pero esta vez los saludé. Uno no tiene siempre el placer de conocer en persona, a los tipos que por las mañanas ponen las calles de la ciudad.

27/05/2015

Fuente imagen: https://eljovendesorientado.wordpress.com/2011/01/25/condenado-a-ser-un-hombre/