lunes, 30 de septiembre de 2013

Inicio y Final

Este fragmento y salvando las distancias, es mi “Mona Lisa” Un fragmento al que a lo largo de muchos años le he dado vueltas, he intentado sacar un libro de él, una novela. Y hasta ahora sin éxito. Comenzó en la época en la que me escribía por carta. Este relato sería el inicio de una historia escrita entre un amigo y yo. El relato siguió un poco más pero se pervirtió y tampoco concluyó. Bueno, aquí lo dejo, no se si seguirá sin terminar por siempre, ni siquiera si merece ser continuado o dedicarme a otras cosas que me inspiren más o que hagan brotar mis palabras con mayor rapidez.


Paseo  por el centro de una avenida, el sol de primavera luce agradablemente.

De repente todo se ralentiza, algo ha ocurrido, tras mi último parpadeo. No veo nada, no, más bien sólo veo blanco. Lentamente comienzo a distinguir las cosas, lo primero, mi sombra que se proyecta hacia adelante. ¡Pero un momento! El sol se encontraba a mi derecha. ¿Cómo es posible?

La gente se ha vuelto hacia el origen de la inmensa luz, se cubren la cara con las manos, comienza a salir humo del asfalto, sus ropas y el pelo se prenden fuego, la piel se arruga y ennegrece.

El escenario es dantesco, todo parece una inmensa antorcha y yo permanezco como paralizado. Quiero gritar, quiero  salir huyendo, pero es inútil.

Estallan todas las ventanas a mi alrededor, hay una sacudida tremenda. La gente sale despedida por los aires, los edificios de la avenida se derrumban, las palmeras de agitan como junco azotado por el viento. Unos cascotes enormes se precipitan al vacío desde la parte superior de los edificios que me rodean. Me encuentro en su trayectoria, no me puedo mover. Los cascotes se encuentran cada vez más cerca, no me puedo mover.

Fuente imagen: http://www.fullmusicasvip.com/ver/gz3F-02FwZc/Nuclear-Explosion-2.html

viernes, 27 de septiembre de 2013

El peregrino de la lluvia


El peregrino de la lluvia (26-11-1993)

Caminan cuerpos sin alma
en la fría mañana de hoy,
y yo de un lado a otro voy
sin rumbo ni destino.

Grises edificios se alzan al cielo;
llenan el aire ruidos artificiales
sembrando el cerebro de males,
triste es el paisaje que veo.

Presurosos son los caminantes
sin rastro de ilusión en sus ojos,
miradas que reflejan un hondo pozo,
fantasmas perdidos y errantes.

Ciudadanos por condena;
no más que esclavos o maniquíes,
pues hace tiempo que dejaron de sentir
dominados por la apariencia.

Pero algún día alguien verá,
verá que han sido engañados,
por la monotonía enterrados
y un grito al cielo alzará.

Entonces con él yo estaré,
comenzará la revolución,
con ella el reino del corazón,
sucumbirá por fin lo artificial.

Peregrino de la lluvia soy;
con la tristeza en mis labios
y la esperanza en mis ojos
de un lado a otro voy.

--

Bajo mi punto de vista, esto ya es otra cosa. Es la evolución de mi poesía, el poema entero tiene un sentido metafórico, y no es tan directo, aunque no sea la poesía más intrincada del mundo. En cuanto al significado, se que peco, o mejor dicho pecaba de utópico, de desear un mundo ideal y que si no era posible alcanzarlo, que al menos era el camino a seguir.
En cuanto a las anotaciones, le puse un segundo título al poema “Blues” y al final añadí “Y estaba lloviendo” supongo que era un día lluvioso.

Fuente imagen: http://blogsdelagente.com/stelliten/page/2/?doing_wp_cron

lunes, 23 de septiembre de 2013

Fragmentos de rol (2 de 2)

Como decía mi padre, en paz descanse, “Lo prometido es deuda” Debería hablar de él más a menudo. Pero bueno, a lo que iba. Aquí siguen los tres fragmentos prometidos. Ahora ya sabéis de que va la cosa, y que al ser fragmentos no tienen significado en si mismo, sino que hay que encajarlos dentro de una gran historia que hay que imaginar. Como nota diré que muy al inicio de este blog, la historia “Descenso a los Infiernos” está basado en una partida entera. Es un resumen y tuve que emplear hasta 10 entradas debido a su extensión. No incordio más, aquí van ^^





Ya estaba dicho, había sido claro y reflejaba mis pensamientos. Mi respiración se redujo al mínimo y toda, toda la atención de mundo recaía sobre la hermosa mujer que acababa de dar un trago a su bebida.

La noté dubitativa, confusa quizás. Mi corazón bombeaba sangre con fuerza como si se tratase de una situación de peligro, por un momento pensé que no iba a tener una buena reacción, que le había fallado de alguna manera, me supo mal verla triste pues era lo más alejado de mis intenciones.

Cuando me mira trato de sonreírle, pero no me sale más que una un esbozo de sonrisa. Mis nervios no dan para más. Agarró mi pelo, con suavidad y firmeza, pero aunque me lo hubiese arrancado no me habría dolido, todo dependía de lo que dijese y sus palabras se demoraban.

Se sentó sobre mi, todo mi cuerpo se estremeció como si me hubiese dado la corriente, pero no puedo más que esperar. Noto su mirada clavarse en mi ¿Qué hay detrás de esa mirada profunda? Mi corazón me dice que hay una mujer sensible, ¿Qué dirán sus labios?
Rozó mi barba e incline mi cabeza buscando prolongar esa caricia. Cerré un momento los ojos, y ahora me salió una sonrisa sincera ¿Quién necesita palabras? Un roce, una caricia, son formas de expresarse…

Me hizo la pregunta, iba a responder, pero cuando rozó mis labios mis manos volaron a su pelo, y su espalda. La estreché contra mí, cerré los ojos de nuevo, y toqué el cielo.
No se puede describir con palabras un beso tan bonito, cuando es puro sentimiento, cuando dos almas se funden en una sola, cuando el tiempo se detiene y los corazones se aman.

Cuando finalizó ese beso mis ojos estaban húmedos por la emoción que sentía, negué con la cabeza… - no lo sé ¿acaso tiene sentido el amor?

--

Roberts asiente con la cabeza – Gracias, lo intentaré

Al verte tartamudear, y pese a que estabas armada no lo dudó. Te abrazó para fundirse en un beso contigo, apasionado, arrebatador, quería beber de ti y dejarte un bonito recuerdo por si pasaba algo.

Tras el beso, cogió su sable y salió cerrando tras de si, sin mirar atrás. Dejándote con las sensaciones de ese beso, el sentimiento por ese hombre y todas las incertidumbres del mundo sobre lo que iba a pasar.

Pasaban los segundos como si de horas se tratara, si algo bueno había en ese momento es que aún podías percibir su sabor, el sabor de su beso había quedado en ti.

Estabas alejada, prestaste toda tu concentración en el oído, la noche se presagiaba larga, y además podía ser la última noche de tu vida. Extraño final para una vida tan desdichada que se extinguió en el momento de mayor esperanza. Al menos eso quedaba, haber conectado con alguien especial en los últimos momentos de tu vida. La luna en el cielo, el profundo mar oscuro. Te aferraste al precioso metal que podía ser la diferencia entre la vida o la muerte. O tal vez, entre la peor de las muerte de una muerte al menos, digna.

El tiempo pasaba era increíblemente lento, hasta que pasados unos minutos escuchaste unos pasos, lentos que se acercaban a la puerta, rodó la llave, se abrió ¡Roberts! Aunque estaba pálido y con el rostro sombrío.

--

Tras mirarte a los ojos a la penumbra de la luz de la luna, se levantó para izarte en brazos y sentarte en su regazo, con la facilidad que tenía para moverte de un lado a otro.

Y así comenzó a peinar tu cabello dándote agradables sensaciones – Me encantaría poder darte eso… - Y para que no replicaras posó un dedo en tus labios – tssssssss

- Disfrutemos del momento pequeña Ashira. No te puedo prometer nada, me gustaría no fallarte. De hecho si no hablo mucho y me muerdo la lengua, es por no dañarte en el futuro prometiendo cosas que… - suspiró – me encantaría poder darte – Y con esas palabras, quizás diciendo algo más de lo que le hubiese gustado, juntó sus labios con los tuyos, su embriagadora lengua se abrió paso al encuentro de la tuya y abrazó tu cuerpo de forma que apenas te podías mover.


Fuente imagen: http://maradentro.bligoo.es/de-entre-ese-espacio-de-la-mente-y-los-dedos

viernes, 20 de septiembre de 2013

Frente al cielo


Frente al cielo (11-11-1993)

Mi corazón, mi vida;
la verdad es que no me importan mucho
si mi vida no tiene rumbo,
sin esa persona que me saque de la desdicha.

A veces dicen que he perdido el juicio,
y en ocasiones no me importa hacer locuras,
mas no me importaría la vida arriesgar
por un motivo que valiese la pena.

Por ti, por eso si valdría la pena;
el poder conseguir tu amor,
el simple sonido de tu voz,
el tacto suave de tu piel.

Pero sin ti, sin ti no valgo nada;
Una sombra más entre la multitud,
Un simple hombre sin especial virtud,
Una canción que se extingue en el vacío.

Amanece ante mí,
un día más,
esperando el que sucederá,
esperando amarte a ti.

Suspiros en el firmamento,
con la cara frente al cielo,
en la profundidad del infinito veo
la intensidad de lo que por ti yo siento.

Sin que nadie la quiera escuchar
noto que mi voz se pierde,
mi corazón en soledad siente
el que todavía no te haya podido encontrar.

----

Bueno, este si es autobiográfico, o al menos lo era, que ya llovió mucho desde aquel entonces y a veces me leo a mi mismo con ojos extraños. Poema largo, escrito pocos días después que el anterior. Ummm No está dirigido a nadie aunque lo parezca, de ahí el título. Pienso que al menos me sirvió para creer en mi mismo y conservar mi integridad. Lamento ofrecer otro poema oscuro, pero ya no quedan muchos, más adelante ya os aburriré con los pastiches amorosos jaja.

P.D: Este solo tiene una anotación en el margen, al final figura un "Bona nit", lo que se traduce como "Buenas noches" jajaja

Fuente imagen: http://www.fotolog.com/thoryn84/45221713/

lunes, 16 de septiembre de 2013

Fragmentos de rol (1 de 2)

Tengo una afición desde hace unos años que es los juegos de rol por web. Hay de todo tipo, desde los que parecen juegos de tablero, hasta los que parecen auténticas novelas creadas por varias personas a la vez. El principio es básico. Parecido al teatro o a escribir una novela. Adoptas un personaje y tienes que escribir en consecuencia, describiendo lo que haría tu personaje en una situación dada.

No me andaré más por las ramas, aquí os dejo unos fragmentos escritos por mí. Fragmentos que por algún motivo los anoté para conservarlos. Son textos más recientes en comparación con las entradas de los últimos tiempos, tienen entre 1 y 3 años. Como son intensos, creo que subirlos todos a la vez puede resaltar “mareante”, así que ahora subiré tres y la próxima semana tres más.



Su últimos gestos de ira: la patada, y cuando se llevó las manos a la cabeza, ya me hicieron reaccionar. Me levante, y a riesgo de llevare un puñetazo o una patada la abracé y la besé, sin pedirle permiso, como tiene que ser. Era increíble lo que había llegado a echar de menos sus besos, su sabor. Puede que estuviese prohibido, que no estuviese bien o que fuese contra natura, pero sabía que mi lengua estaba hecha para la suya, su sabor para mí, su calor para mi cuerpo, y que el vínculo que nos unía era mucho más fuerte que cualquier otro que nos pudiese separar.

--

Quizás por eso las palabras de Mina no me gustaron, eché en falta que también pusiera las cartas sobre la mesa, ya estaba cansado de huir hacia delante. Eso es lo que había hecho desde que llegué aquí, huir hacia delante, y hay cosas sin las que no podía dar un paso más. O un hombre está tranquilo con su conciencia, o no es nada, y nada le empuja adelante.

--

Por un momento algo hizo que mis penas se aliviaran, pero no duró nada. Ana irrumpió en la clase, el corazón me dio un vuelco, mi mirada se volvió vidriosa y sin darme cuenta apreté tanto los puños que casi me hago daño, no la miré más que de reojo mientras volvía a mi sitio.

Los oídos me pitaban ligeramente eran sus palabras, su voz, todo aquello que recuerdo. Por un momento mi mente viajó a otro lugar y mi lápiz se quebró en mis manos, eso me hizo volver un poco, lo justo para escuchar que a las cinco la tenía que recoger… “poco te queda” pensé “conmigo se te acabó el chollo”

La clase comenzó pero no podía prestar atención, se me estaba haciendo más duro de lo que creía, el profesor hablaba pero no entendía. De pronto este deslizó un papel en mi mesa, miré a ambos lados, no quería que Ana ni Elena lo viera. Lo leí y pensé “bien”. Algo me hizo sonreír, pero no era una sonrisa de felicidad, era una sonrisa un poco macabra.

Borré mi sonrisa en cuanto me di cuenta y miré al profesor para asentirle con la cabeza a la vez que levantaba las cejas, quería que la clase pasara lo más rápido posible y no quería compartir estancia con Ana.

Fuente imagen: http://www.xn--significadodelossueos-ubc.net/clasificacion-de-los-suenos/

viernes, 13 de septiembre de 2013

Prisionero en mi corazón



Prisionero en mi corazón (05-11-1993)

Tensión en todo mi cuerpo,
la adrenalina se agolpa en mis venas,
las pulsaciones para qué contar;
esto es lo que ocurre cuando te veo.

Por ti late mi corazón,
por mí ya hace que dejé de vivir,
dejo de existir al verte venir
y pierdo por completo la razón.

Una pequeña condena tengo que soportar,
se convierte en pesada carga
que siempre la vida me amarga
y es que lo que por ti siento, no me atrevo a confesar.

Todo mi tiempo te dediqué
cuando mi tiempo era más precioso,
pero verte a ti era más hermoso
aunque algún examen tuviera que sacrificar.

Te llegué a hacer una canción,
pero de esto no te diste cuenta
y ahora aunque no escribo esto yo, quiero que sepas
que te quiero, es lo que me sale del corazón.

Con otro te veo ahora,
más no se que pensar,
ya estoy cansado de rezar
tu amor demasiado se demora.

------

Un mes después del anterior poema, escribí este, un poco distinto. En realidad no es autobiográfico, por eso lo de “aunque no escribo yo esto”. Se trata de un poema que hice inspirándome en el desamor de un amigo. No estoy seguro, pero creo que no es que me lo encargara sino que simplemente tuve en cuenta lo que me contaba y empaticé lo suficiente como para escribir esto. El desamor es recurrente ¿Y quién no lo ha sufrido?

En los márgenes de este se lo dedico, y le incluyo una coña que teníamos en aquella época: ”Para [XXXX]; espero que encuentres pronto el libro de instrucciones. Tu amigo: [XXXXX]”. Espero que no se malinterprete, simplemente se trata de chicos intentando comprender a las chicas, por el tópico de que nos resultaban difíciles de entender.

Fuente imagen: http://sociedadsecretadelhaijin.ning.com/group/nuevos-cuentos-cortos/forum/topics/ronda-10?page=4&commentId=6415461%3AComment%3A92851&x=1#6415461Comment92851

lunes, 9 de septiembre de 2013

La enfermedad de John y Un viaje por el espacio

¡Últimos dos relatos de la libreta! La verdad es que tenía ganas de finalizarla para enseñaros más cositas. En principio no tenía planeado publicar estas narraciones, lo dudaba mucho ya que no me parecían con calidad suficiente. Pero como gustó a mis estimados comentaristas ahí quedaron :) ahora voy a comentarlos.

La primera está basada en una película, que no recuerdo el título. Traté de plasmar a mi manera lo que en ella vi. El segundo creo que es posible que fuese de mi invención. Supongo las ansias de aventuras, mi fascinación por el espacio y el cosmos, no sé. En todo caso me parece un final apropiado para estas narraciones. Hemos viajado en el tiempo hasta la niñez, hemos estado dentro de la imaginación de un niño, y  este ultimo relato nos da a pie a pensar que fueron sus sueños. Pero... ¿No será toda la vida un sueño? Ya lo dijo Calderón de la Barca: La vida es sueño, y los sueños, sueños son.



La enfermedad de John

John era un hombre como tantos. Todo comenzó un día cuando tras tener fuertes dolores de estómago y vomitar varias veces fue al médico. Este le dijo que su enfermedad era cancer y que no se podía hacer nada. Más pronto o más tarde moriría, sólo le recetó unas inyecciones porque el dolor sería mayor.

Iba haciendo vida normal, tratando de olvidar su enfermedad. Una mañana despertó como si estuviese loco. Compró varios rifles y mucha munición. Se dirigió a una torre y desde la azotea comenzó a disparar a todo el que pasaba, haciendo una gran matanza.

Los policías intentaron infiltrarse, pero les resultó muy difícil puesto que él estaba muy atento. Pero lograron entrar en la torre dos de ellos.

Subieron, uno por una parte y el otro por otra, consiguiendo rodearle, pero él, aún no se había enterado. Uno de los policías lo vio y comenzó a dispararle matándolo.

Más tarde un médico especialista le encontró un defecto. Lo que hizo que John se volviera loco.

--------------



Un viaje por el espacio

Roberto y Joaquín eran dos hermanos que hicieron una apuesta. Consistía en que Roberto no era capaz de pasar una noche en el cementerio, Roberto lo aceptó.

Hacia las siete de la tarde Roberto se dirigió hacia allí y se sentó en un banco para pasar la noche. A Joaquín se le ocurrió hacerle miedo esa noche, ya que Roberto era un miedica.

Joaquín fue en bicicleta, llevaba unas cadenas. Se escondió para que no lo vieran y así cuando Roberto se durmió hizo ruido con las cadenas. Pero Roberto estaba tan profundamente dormido que no se enteró.

De repente, Joaquín vio una luz en el cielo que se acercaba, Joaquín se asustó y despertó a Roberto, al cual le dio un susto de muerte. Le dijo que mirara al cielo y vio un OVNI que iba a aterrizar allí.

De la nave salió una escalera, ellos subieron e inmediatamente despegó e hicieron un largo viaje por el espacio que les gustó mucho, conociendo nuevos planetas.

Roberto se despertó, estaba tumbado en el banco del cementerio. Vio a Joaquín durmiendo en el suelo y con la cadena en la mano. Se echó a reír despertándole. Le dijo que había tenido un sueño raro de un OVNI. Joaquín le dijo que él también. Los dos levantaron la cabeza y vieron como se alejaba la nave, hacia otros planetas.

viernes, 6 de septiembre de 2013

Reflexión


Reflexión (07-10-1993)

Vacío en mi corazón;
hielo infernal
fuente de mi mal,
motivo para perder la razón.

Eterna búsqueda;
mar ardiente
de mis dudas fuente,
donde mi razón queda.

Poesía hechizada;
falsa verdad,
forma de expresar
mis sentimientos.

Canción eterna;
tiempo finito;
cuento repetido,
mi vida.
----

Hola de nuevo, seguimos con los poemas. Este lo escribí un mes después del anterior. Lástima que haga tanto tiempo que escribí estos poemas, ahora me cuesta recordar como estaba exactamente cuando escribí cada uno de ellos. Viéndolo desde “fuera” diría que se trata de una especie de introspección tratando de condensar al máximo. La síntesis con forma de rima, jugo de metáfora jaja *_*

A veces hacía anotaciones en los márgenes, o dibujos sin sentido, a veces dedicatorias. Voy a poner un par de esas anotaciones que escribí al lado de este poema "Gracias a las personas que sin saberlo, su amistad me ha dado ánimos para seguir intentando". "Tan complicada (o rara) que casi ni yo mismo la entiendo" 

Como el poema es un poco corto, añadiré unas palabras que leí esta semana. Os pondré en situación: 1945, la segunda guerra mundial acaba de finalizar, los paracaidistas supervivientes han pasado por increíbles penurias y por fin pueden regresar a casa.

“Que Dios os ayude en vuestro camino. Que el mismo compañero que os llevó de la mano en Normandía, Holanda, Bastogne y Alemania os proteja hasta el gran salto final” 
Coronel Sink. Hermanos de sangre.

Me gustó el uso que hace de “el gran salto final” una de las formas más románticas que visto de llamar a la muerte.


Fuente imagen: http://venderlibros.com/anuncios/lote-chillida-celestina-estatua/

martes, 3 de septiembre de 2013

Colmillo blanco y Los tres valientes


Penúltima entrada de los relatos de la libreta y ya tengo ganas de ir enseñandoos cositas más modernas jaja

Bueno, que decir de Colmillo Blanco, esta fue mi visión-resumen del libro. Es un libro que por lo visto se deja leer bien por la edad que tenía y que en definitiva me gustara. El segundo relato si no me equivoco creo que está basado en una película de cuyo nombre… aunque quisiera acordarme, no me acuerdo jaja. Pero bueno, ya comenzaba a aficionarme al cine bélico supongo.


Colmillo blanco
Colmillo Blanco, un lobezno gris nació en una cueva donde fue amamantado durante su niñez. Cuando salió de ella, notó grandes cambios y experiencias, como el agua, el sabor de la sangre y la carne y la de los animales que le atacaban.

Así, poco a poco, se fue acostumbrando a una vida cotidiana. Más tarde conoció al hombre, poderoso. Y al fuego. Un indio llamado Nutria Gris se hizo amo de él.

Cuando se convirtió en un lobo joven, lo pusieron en un trineo, e hicieron un largo viaje para comerciar con los extranjeros que venían del este. Al llegar, vieron que la gente de los barcos hacían peleas de perros extraños y siempre ganaban los lobos.

Nutria Gris conoció a Smith “el bonito”, el cual lo emborrachó e hizo que le vendiera a Colmillo Blanco. Su nuevo amo le dio numerosas palizas, para días después ponerlo a luchar con los perros. Luchó con garras y dientes ganando las peleas.

Una de estas veces luchó contra un bulldog que cuando lo atacó, el otro perro lo mordió en el cuello y no lo soltaba. Apunto de morir, un hombre le salvó la vida poniéndole al bulldog una pistola en la boca y haciendo palanca.

Ese hombre y otro, lo amaestraron y se lo llevaron a su casa. Scott se hizo amo de él y Mat su compañero. Scott se fue y Colmillo Blanco cayó enfermo. Matt escribió una carta a su compañero explicándole lo que ocurría.

Una noche volvió Scott. Colmillo Blanco salió a recibirle y los otros perros creyendo que era aún aquel perro de peleas se le echaron encima. Pero este les dio una lección. Scott tenía que ir en barco, y dejó a Colmillo Blanco encerrado, pero se escapó y fue hasta el barco, donde su amo ya decidió llevárselo.

Conoció a Collie, una perra, y tuvo cachorros. Una noche un preso que se había escapado entró en la casa y lucharon. Colmillo Blanco ganó pero estuvo a punto de morir. Lo llevaron a un veterinario, tenía una pata y tres costillas rotas, una había penetrado en el pulmón.

Lo enyesaron y estuvo una semana sin moverse. Al quitarle la última venta estaba curado. Se fue a donde estaba Collie y los cachorros que jugaron con él. Y se quedó recostado adormeciéndose al sol.
 ---------------------


Los tres valientes
En Sudamérica, unos hombres querían hacer llegar una ametralladora a un fuerte. Contrataron a dos hombres y a una mujer para que lo hicieran.

Era un largo viaje por la selva, por lo que tenían que ir a pié. Pero unos hombres de una tribu indígena, querían la ametralladora para hacer una revolución.

Los capturaron y los llevaron a una celda. Pero como los de la tribu no la sabían montar, les dijeron que la montaran ellos. La mujer hizo como si se desmayara y así le pasó la munición a uno de los dos hombres. Al montarla, puso la munición, ametralló a los que pudo y así se escaparon con la ametralladora.

Al llegar al fuerte les pusieron a cargo de la ametralladora, hicieron zanjas y se camuflaron. Pusieron hombres armados por todos los sitios.

Al llegar el enemigo todo parecía desierto, pero cuando cruzaron la zanja salieron todos los hombres disparando. Ya no podían retroceder porque estaban los hombres de la zanja disparando, y sin poder hacer nada, murieron. Así es como la ametralladora llegó a su destino.