martes, 11 de junio de 2013

El pájaro y la ardilla

Adelanto un poco mi entrada ya que estaré ausente este fin de semana. El otro día pensando en este humilde blog tuve un flash y me acordé de un cuento que escribí en EGB, bueno, realmente una fábula, tal y como nos pidió el profesor. También me acordé de una libreta de narraciones que no se si será digna de ser mostrada, ya lo pensaré.

Me decidí a pasar a limpio la fábula, hay que tener presentes que la escribí con doce años, es simplona e infantil y bebe de diversas fuentes un tanto obvias.

A este relato lo acompañan ciertos recuerdos, como trabajé en la historia, que lo escribí en hojas y luego quemé los bordes para darle aspecto a antiguo o algo así, también lo acompañé de varias ilustraciones. En definitiva que lo trabajé, pero me quedaron rellenar los dibujos para el final y el plazo se me echó tan encima que en la misma clase que me tocaba presentarlo estaba rellenando arbolitos de verde y marrón para poder terminar las ilustraciones.

Y el profesor me dio un sopapo en toda la cara.  Así tal cual, por no tenerlo terminado y faltarme unos minutos.  Es uno de los motivos por los que aborrezco de mayor el colegio en el que hice EGB. Yo no era un borde ni nada parecido, pero estos señores tenían la forma de educar de la edad media. Como este detalle puedo contar más, no es un hecho aislado, quizás escriba algún día sobre ello.

El profesor lo recogió antes de terminar la clase, al cabo de unos días me pusieron la nota, un 8, creo que no fue la más alta, pero si una de las más altas de las 43 fábulas que se presentaron. Juzguen ustedes si merecía el castigo físico (eso suponiendo que algo lo justifique, que tampoco)



-El pájaro y la ardilla 1986-


Una vez hubo un pájaro que volaba muy alto, hasta cansarse.

Una ardilla que pasaba por allí le preguntó - ¿Porqué vuelas tan alto hasta que te quedas sin fuerzas?

El pájaro le contestó – Para alcanzar el castillo de la paz que está en aquella nube, sólo la puedes ver si tienes fe

- Ah, ya la veo – Dijo la ardilla

- Entonces es que tienes fe – replicó el pájaro – Una vez lo alcances descansarás en paz para siempre

- Pues yo también quiro ir – Dice la ardilla - ¡Ah! Se me ocurre una idea, se lo preguntaremos al viejo búho.

- ¡De acuerdo! – Dijo el pájaro entusiasmado y hacia allí fueron.

Tras un corto paseo llegaron ante él – Viejo búho ¿Qué podemos hacer para alcanzar el castillo de la paz? – Le preguntó la ardilla

Este los miró y les respondió de inmediato – Muy fácil, pero es una misión muy difícil, debéis ir al castillo embrujado, pasar unas pruebas, conseguir la semilla de la fe, plantarla y esperar.


- ¿Tú te atreves? – Le preguntó la ardilla al pájaro

- Yo si ¿Y tú? – Le devolvió la pregunta el pájaro

- También, vamos ahora mismo – Respondió y se pusieron en marcha.

Era un largo camino, cruzaron un bosque denso y sombrío y un desierto muy caluroso. Preguntaron el paradero del lugar a osos, mofetas, serpientes…


Se encontraron con animales muy peligrosos, entre ellos el hombre, pero al fin llegaron a la gran montaña y encima de ella vieron el castillo embrujado. En él muy pocos conseguían su objetivo, eran pruebas muy difíciles las que había que superar.


Subieron por la alta y empinada colina y les costó bastante llegar, cuando alcanzaron la cima bebieron en un riachuelo.

Este castillo era todo lo contrario del castillo de la nube. Este era grande y sucio, con una puerta de hierro también grande y oxidada por las lluvias.


Entraron, por dentro parecía más grande aún que por fuera. De inmediato escucharon una voz tenebrosa - ¡Qué queréis!

El pájaro respondió – La semilla de la fe, para poder alcanzar el castillo de la nube.

- ¡Ja, ja, ja! – Se rió la voz - ¿Sabéis que tenéis que pasar unas pruebas muy difíciles?

- Si – Respondieron los dos con algo de miedo


- Id a la derecha donde está la primera prueba, debéis saltar el foso que hay en el suelo – Prosiguió la voz

Al pájaro le resultó fácil ya que podía volar, pero la ardilla se detuvo temerosa, el pájaro la animó – Tú puedes, no mires y confía en mi

En ese momento, antes de que la ardilla saltara la voz habló de nuevo – Por cierto, olvidaba deciros que el castillo de la nube desaparecerá cuando se esconda el sol.

Eso hizo que la ardilla no lo pensara más y saltó con todas sus fuerzas.


Notaba el frío, ya había superado la parte más alta del salto y caía, cuando por fin sus patas delanteras tocaron tierra al otro lado, sintió alegría ¡Lo había superado!

Ahora la voz dijo – Ahora va lo más difícil – Se levantaron unos muros que los separaron, cada uno a un lado, incomunicados.

Los dos animales pensaron que se trataba de una trampa y lo que primero pensaron fue en salvar a su nuevo amigo, por encima de las demás cosas.

Lo muros bajaron - Habéis superado las pruebas – dijo la voz – Consistía en tener fe.

Ante ellos se abrió una cúpula y pudieron coger la semilla – Daos prisa – Dijo la voz

Se fueron a toda velocidad - ¡Llegaremos! – Y nada más salir no se lo podían creer, aparecieron en su tierra (su casa) desde donde se veía el castillo encima de la nube.

Plantaron la semilla y de inmediato salió un árbol enorme, comenzaron a subir por él y nada más entraron desapareció, el árbol y el castillo.




8 comentarios:

  1. OOooohhhhh, qué chula la fábulaaa ^_^

    desde luego, trabajadísima y con muchísimo setido, sigues la trama con propiedad, y la historia es muy, muy buena. Los dibujos, estupendos :) Se nota que colorear era muy cansado, y lo sigue siendo, jaja, pero son unos dibujos muy bien ideados, también.

    Me encantó el detalle de que dejases el colofón tal cual la historia, le da un encanto especial :)

    Respecto a la anécdota, poco más hay que decir que lo que tú mismo comentas. No fueron maneras, ni la educación es eso. Al menos mereció la pena el esfuerzo, y puedes estar satisfecho de que no fue en vano.

    Es una superhistoria, que me alegra que hayas compartido aquí, para que pueda leerla *

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja *_* No sé, nunca la vi como tan buena, pero gracias.

      Sip, esa era la idea, la última imagen corresponde con el texto final tal cual, y vendría a ser la moraleja.

      Me alegro de lo que opinas de la educación, ya sabes porqué :)

      Eliminar
  2. Me encantó!
    Esa imagen del pájaro que vuela hasta cansarse porque quiere llegar al castillo de la paz que solo lo ve el que tiene fe.......Uffff! Realmente maravillosa. Porque a veces a uno le pasa como el pájaro. Pero que belleza de historia R40:)) Y los dibujos, geniales.
    Me encanto leerla pues, ahora veo claramente que conservas ese niño intacto dentro de ti, me parece...
    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía *_*

      Nada, es una alegría que guste mi historia :) Como pájaro o como ardilla, supongo que lo importante es luchar ^^

      Eh... Puede, aunque algo me debo de haber echado a perder jajaja

      Otro abrazote para ti.

      Eliminar
  3. Posdata: Gracias otra vez por tomarte el trabajo de leerme. Alegraste mi mañana, una vez mas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres agradecida ^^

      De nada, me gusta leer tu blog y si te alegro las mañanas pues mejor aún :)

      Eliminar
  4. Una delicia, Roland, tanto la fábula como los dibujos...Y encima está escrito en EGB...Madre mía, ya me gustaría que más de un adulto fuera capaz de crear algo así, porque me temo que a la mayoría de críos de ahora un trabajo así les vendría muy, pero que muy grande.
    Cuando se tiene talento, se tiene, ya desde jovencito, y punto.

    Un saludo y feliz semana!
    PD.-Encantadora Natalia, hola! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh *_*

      Gracias... Soy de ego escaso jaja Pero me viene muy bien para animarme a volver al terreno de lo creativo, ya me puse a ello, ahora a ver si soy constante y logro buenos momentos de inspiración ^^

      Feliz semana!

      P.D: Esta tarde miraré tu nueva entrada, aquí donde trabajo nos tienen “capado” el youtube :S

      Eliminar