viernes, 24 de abril de 2015

El cole



El primer día que fui al colegio no quería llorar, quería ser valiente. Para ello, inocente de mi, le hice prometer a mi madre que me estaría esperando en la puerta del colegio hasta que terminara. Así que no lloré. Como cualquier niño cuando empezaron las clases me olvidé de todo, y al salir allí estaba mi madre, aunque creo que ya no me llegué a plantear si en verdad había estado todo el reto esperando.

Recuerdo aquellos puzzles de madera, hacerlos encajar... Un día nos pusimos a llorar todos buscando una pieza de madera que faltaba. La profesora nos amenazó con el peor de los castigos: Hasta que no la encontrásemos no nos podríamos ir a casa. Un niño de esa edad imagina días y días sin poder volver a casa. Fui el afortunado que encontró la pieza, así gané mi libertad jeje

Y los primeros dibujos de Tom y Jerry, nos los ponían con un proyector. Aquella escoba que aplastaba una y otra vez al pobre ratón, pero curiosamente siempre volvía a recuperar su forma original.

Mancharse las manos con pinturas de acuarelas, eso era todo un placer. Aún recuerdo el olor ácido de aquellos botes. Había que tratar de pintar algo en una hoja y recortarlo luego con un punzón, eran siempre actividades divertidas y el despertar artístico.

A aquella edad las chicas no eran algo deseado ni atractivo, ellas eran “el otro bando”, las chicas iban con chicas y los chicos con chicos. La diferencia parecía abismal, y que te dijeran que “ana” era tu novia era más una ofensa que algo bueno.

Recuerdo que tras ver unas huellas de barro en la pared del colegio. Un compañero me dijo que una bruja que vivía en la casa del al lado lo quería atrapar, que le había dado con la mano en el culo. Y que aquellas huellas eran el testimonio del crimen. Pude imaginarme aquella historia con todo lujo de detalles y desde entonces miraba aquella casa con recelo.

Historias de la infancia, primeros recuerdos. Y esa parte de nosotros ¿Aún la conservamos? ¿Donde quedó?

24/04/2015

Fuente imagen: http://www.pic2fly.com/Imagenes-De-Manos-De-Ninos.html

viernes, 17 de abril de 2015

Niña



Niña (09-02-1995)

Tus ojos doloridos,
tus labios ensangrentados,
desnuda frente al espejo
buscando defectos.

Te sumerges en libros
matando tu juventud.
Enterrando en un baúl
tus dulces sueños.

Fantaseas con la mirada,
imaginas un Amor.
Estar a él abrazada
y olvidar todo dolor.

Sufriste ya lo tuyo,
supiste dar perdón.
Aprendiste a perder orgullo,
a entender tu corazón.

--

No hablaré mucho de este poema así cada uno puede hacer su propia lectura. Todas son válidas, me gusta entender la escritura como un medio y no como un fin :)

Fuente imagen: http://susiseenreda.blogspot.com.es/2013_06_01_archive.html

viernes, 10 de abril de 2015

Llanto a la primavera



Llanto a la primavera (07-02-1994)

Niños retozan en el jardín frío
Juegan a la pelota,
Entre alegres risas,
Sin temer la brisa
Ni cuidar de flores.

El eterno invierno cubre la tristeza,
Sobre este la cruel alegría
Que las almas embriaga
Y la desdicha lleva
A la flor marchita.

Ay, pobre mariposa ciega
Que tu vida pende del recuerdo de la primavera,
Tú que fuiste la primera, ahora también olvidada;
Contigo también se extingue
La flor más bella.

Unos pocos niños rechazados,
Por no saber jugar a la pelota,
Tienen frío y tristes andando
Cuando una mariposa encuentran llorando
A la lejana primavera.

Unos pocos niños que lloran a la dulce luna,
Dejan ver entre hojas secas,
Rayos de sol que con tibieza
Riegan marchitas flores
Y cantan a mariposas.

--

Este es mi poema favorito. Puede que no sea el mejor, pero no lo puedo evitar, tiene algo. Es una gran metáfora, al que cada uno le puede dar su significado. Compartirlo con vosotros es un placer.

Fuente imagen: http://lacasadelosmartinez.blogspot.com.es/2012/11/flores-bajo-la-lluvia.html