miércoles, 30 de octubre de 2013

Agujero negro

Aquí os dejo el siguiente relato cortó que escribí en el taller. Uno de mis géneros favoritos es la ciencia ficción, tanto en la lectura como en el cine. Este relato surgió con rapidez, empujaba por salir, fue un momento de inspiración supongo. No se que más decir al respecto. Técnicamente es mejorable el texto, pero espero que os guste la historia.


Uno no es consciente de la oscuridad hasta que tiene con qué compararla.

Y el fondo negro de mi consciencia desapareció cuando abrí los ojos, las luces de neón le pusieron luz a las tinieblas de los sueños, a los mundos oníricos de mi cabeza. A continuación sentí mi propia respiración lenta y profunda, y es que en el silencio de la estación espacial se podía escuchar perfectamente todo sonido.

- ¿Por qué? - Me pregunté una vez más -¿Porqué tuve que meterme en un proyecto así? Diez malditos años solo, en este infierno negro.

- Por dinero, lo sabes bien, por eso te metiste - Y lo estaba haciendo otra vez, odiaba darme cuenta que estaba hablando conmigo mismo, lo mejor sería levantarme cuanto antes para tomarme el café, luego un poco de footing sobre la cinta y más tarde aún a la rutina de los experimentos.

Costó mucho colocar esta estación en órbita, llegar y salir de ella también consume ingentes dosis de energía, por eso solo hay una persona en la estación, transportar un kilo a la estación cuesta una fortuna, así que decidieron que con una persona era suficiente.

Un par de horas más tarde, para distraerme de los estúpidos experimentos que no conducían a ninguna parte me asomé a la ventana, me fascinaba mirar el agujero. Era una vista que pocos privilegiados habían tenido la oportunidad de contemplar, el centro del agujero totalmente negro, era bien sabido que la luz no puede escapar de un objeto de este tipo, pero no era así del todo, de los polos surgía un chorro de materia a casi la velocidad de la luz y un aura de color púrpura resplandecía circunvalando tan extraño fenómeno, más lejos... la negrura del espacio, pero no total, había una constante lluvia de estrellas que caía en el agujero, lluvia de estrellas, aquí si que era totalmente cierto, pedacitos de estrella, toda la galaxia desmenuzándose lentamente sobre mi cabeza, todo iba a parar al negro absoluto.

Me costó apartar los ojos de allí pero había que volver al trabajo, mi cuerpo prosiguió con los experimentos, pero mi mente estaba atrapada, en aquel círculo negro que lo atraía todo ¿Acaso sería capaz de atraer mis pensamientos?

Las horas se sucedían rápidamente y de nuevo plantado en la ventana, había perdido la noción del tiempo, no recordaba cuanto hacía que había dormido, ni por cuanto tiempo, lo que no podía evitar era mirar de nuevo aquel disco perfecto, el ojo de Dios.

No pasaban sólo las horas sin sentido, también los días ¿Los días? ¿Qué sentido tiene contar días? En la estación nada cambia, la misma luz artificial, la oscuridad de fuera... El círculo negro... Eso era lo único importante, contemplarlo el máximo tiempo posible, si pudiera abrazarlo... Si pudiera... ¡Basta!

Y por fin el gran día llegó, corrí por el pasillo, muy feliz, no recordaba la última vez que lo fui tanto, llegué al final del pasillo, presuricé la puerta tras de mí y me pegué a la ventana, mi rincón favorito, ya estaba todo hecho, y solo quedaba esperar.

Cuando la cuenta atrás terminó... ¡ZUMM! Fue un tanto decepcionante, esperaba algo más grandioso, pero sin duda el sonido de la explosión fue apagado al abrirse el boquete, aunque no importaba la explosión sino sus efectos. Ignoré las alarmas de seguridad, ellas no podrían menguar mi alegría.

El oxígeno escapaba con rapidez por el otro extremo de la estación, y todo principio tiene su reacción, si mis cálculos eran correctos lenta pero de forma inexorable la nave dejaba la órbita, al principio casi no se iba a notar, pero mi amada, la oscuridad del agujero negro se encargaría del resto, de acelerar más y más sin fin. Por fin iba a comulgar con ella, ¡Y por Dios que estaba nervioso!

21/12/2012

Fuente imagen: http://paseosweb.blogspot.com.es/2010/11/captan-agujero-negro-mas-joven-del.html

8 comentarios:

  1. De nuevo un buen relato, fascinante y que engancha. Muy bien narrada la soledad del protagonista en la inmensidad del espacio, tan mágico como peligroso. Esa sensación hipnótica de soledad que hace que el astronauta se sienta fascinado por el agujero negro, y por su propio final.. (¿o no? que igual es el comienzo de alguna otra aventura..)

    Estupendo leerte de nuevo, enhorabuena por la historia! tVm*

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. ¡Gracias Poe! Me alegro de haber conseguido transmitir esas cosas que comentas. Sobre el final no te puedo decir, queda a la imaginación de cada uno :*

      Eliminar
  2. A mí no sólo me has transmitido la sensación de soledad sino también la de agobio del protagonista, para acabar con la fascinación, el cambio, el sueño, el agujero negro. me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amparo :)
      Me siento honrado porque mi relato os guste. A mi me gustó perderme en los sentimientos del protagonista y participar de su extraña “locura”. Obviamente sabiendo que yo si podía regresar a la vida real jaja. Gracias por la visita, un abrazo.

      Eliminar
  3. Me ha gustado, sí.
    La soledad prolongada puede acabar con la lucidez de cualquiera, transformándola en obsesión por algo o por alquien....

    Que bueno es sentirse acompañado!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Marinela :)
      Certeras palabras las que dices. Espero que no alcancemos esa obsesión que no suele ser muy sana, o que en caso de alcanzarla podamos sobrevivir a ella sin que nos haga daño. Sentirse acompañado y correspondido, ya sea amistad o amor, es para mí, de lo mejor de esta vida. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Roland! Cautivador tu relato. Me sentí en la capsula, sentí las fascinación, la belleza del paisaje, la atracción fatal... Al final me resulto hasta muy sensual. Es una metáfora de la seducción, muy bien lograda! Te felicito de corazón! Well done my friend! Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Natalia! :) Genial que te guste. ¡Y si! También hace referencia a la seducción, o al menos, a como el personaje en su descenso a la locura es cautivado ¿Pero que fue primero la locura o la seducción? Ahí lo dejo ;)
      P.D: La semana ya pasó, fue duro la verdad, pero ahora me marcho de puente a olvidarlo todo y cambiar de chip. ¡Abrazo grande mi amiga!

      Eliminar