viernes, 19 de julio de 2013

Buscadores de oro y La Isla

Hoy publico dos relatos ya que quiero ir avanzando con esto. (no te critiques, no te critiques…)

Esto, em… Bueno, no recuerdo si están basados en algunas historias en concreto, la verdad es que estas historias ni las recordaba. Aventurillas ambas, que curiosamente buscan el afán de lucro jaja Aunque supongo que hay otros factores como la amistad, superar los retos… (no te critiques, no te critiques…)

Y bueno, nada más, solo esperar que al menos haya merecido la pena su lectura (¡No lo hice!)



- Buscadores de oro 1986-

Al descubrir América, españoles e ingleses se encontraron con los tesoros que les esperaban en Alaska, lo que ocasionó la fiebre del oro, el preciado mineral amarillo.

Bennet y Chalmers socios y amigos querían conseguir un trineo para ir a buscar oro, Se apuntaron a un grupo de hombres que llevaban dos trineos, pero por un descuido, Bennet se dejó a los perros sueltos, y por la noche se entabló una tremenda pelea de perros, en la que dos de ellos murieron y seis no los podían utilizar a causa de las heridas. Los otros hombres les expulsaron junto con los perros heridos.

Los dos socios alimentaron a los perros heridos y cuando se recuperaron formaron un trineo, reuniendo víveres para mucho tiempo con el fin de prepararse para el viaje.

Por fin salieron hacia las montañas nevadas. Era un largo y pesado viaje, para el que además de víveres, también llevaban picos, palas, explosivos y una tienda de campaña.

Vieron al otro trineo, al de los hombres con los que iban anteriormente, que justo en ese momento habían colocado dinamita para hacer explotar la montaña, cosa que ocasionó un alud que sepultó al trineo de nuestros amigos. Viendo lo que habían ocasionado y como no quisieron meterse en líos, los otros hombres se fueron sin ayudarles.

Un joven llamado Dave que pasaba por allí con su trineo, vio lo ocurrido y les desenterró. Primero sacó a Bennet medio muerto. Lo reanimó y este le preguntó si había desenterrado a los perros y a Chalmers. Se apresuró a sacarlo, pero todo fue en vano.

Se asombraron al ver que su compañero muerto tenía en la mano una enorme pepita de oro. Desenterraron el trineo y sacaron la pólvora e hicieron un túnel en la montaña, el cual estaba lleno de oro.

Llenaron los trineos. De los seis perros sólo uno quedaba con vida, lo ataron a las riendas y marcharon hacia el pueblo. Cuando llegaron, Dave se llevó una buena parte del oro encontrado.

Bennet para olvidar todo lo ocurrido, construyó una granja para establecerse y con él, el perro superviviente con el que había corrido las misma aventuras, para quedarse hasta el resto de sus días.
--------------------


- La Isla 1986-

Jorge y Ana eran hermanos y primos de Jaime. Enrique era amigo de ellos y todos formaban una pandilla.

Una mañana al estar nadando, Ana se encontró una botella que contenía un mensaje, llamó a los chicos para ver lo que contenía, tuvieron que romperla porque el tapón estaba oxidado, pero lo hicieron con cuidado y dentro de una bolsa para tirarla luego a una papelera. Cogieron el papel y lo miraron intrigados, vieron que se trataba del mapa de un tesoro y lo guardaron.

A la tarde decidieron buscar por los alrededores por si conseguían identificar algo de lo que había dibujado en el mapa, pero no fue así. Cuando Jorge dijo que había encontrado algo que se parecía fueron todos allí y se rieron de él pues se había equivocado. Enrique y Ana dijeron que Jorge ya no participaría en la búsqueda, por lo que este se enfadó, y no se le pasó aunque Ana le repitió que lo habían dicho de broma. Pero Jorge no quiso escuchar, cogió su barca y se fue mar adentro.

Cuando volvió les aseguró que había visto una isla y que era como indicaba el mapa, al principio no se lo creyeron pero finalmente les convenció. Jaime dejó el mapa en tierra porque pensó que Jorge quería deshacerse de él. Jorge se dio cuenta y con cuidado cogió el mapa y lo guardó en su bolsillo. 

Subieron a la barca y Jorge les condujo, el resto comenzaron a convencerse cuando vieron la isla y que se parecía al mapa. Entonces Jaime dijo que se dejó el mapa porque creía que era todo una mentira y que quería tirarlo al mar. Pero Jorge sonriendo, sacó el mapa de su bolsillo y lo mostró.

Empezaron a rastrear hasta que encontraron el punto inicial del mapa y siguieron las indicaciones hasta que dieron con el pié de un árbol. Excavaron como pudieron y encontraron una caja. La sacaron y la abrieron, en ella había un papel. Lo leyeron, ponía que siguiendo la dirección de la rama más gruesa del árbol encontrarían el casco de un barco.

Los chicos pensaron que se trataba de una broma cuando en esa dirección solo encontraron el mar, pero Jaime había traído sus gafas de buzo, miró con ellas y se asombró al ver que era verdad. Volvieron a su granja y llamaron por teléfono. 

Resultó que dentro del barco hundido había una caja fuerte con dinero, a los chicos les dieron una parte y expusieron en un museo los restos del barco. La policía también les dio a los niños unas entradas para el museo.

Así que si encontráis alguna vez un mapa del tesoro no lo tiréis, y aunque se trate de una broma al menos os divertiréis.

4 comentarios:

  1. Qué guays los dos cuentos :)

    convéncete, no tienes por qué criticarte, al menos para mi gusto ;) Aunque sí que tienen ambas historias en común lo de buscar riquezas, son dos cuentos muy distintos. Si he de elegir, me quedo con el primero, me recuerda a las historias de Jack London, y me encantan :) pero el segundo tiene un toque Goonies, o Verne, y también tiene su puntito :D

    Me llama la atención los temas que escogiste para tus relatos, son muy variados unos de otros. Se nota que leías, y que te quedabas con historias, de la tele y de los libros, y las re-imaginabas a tu manera, creando cosas completamente nuevas.

    Todo un proceso creativo muy bien aprovechado.. ¡enhorabuena! ^_^

    Un beset per a tú

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te lo parecen? ^^

      Oki, bueno, lo intento. Si, no se decirte con exactitud que pululaba por mi mente, puede que Jak London sea algo de ello ya que tengo otra narración que figura más adelante sobre “colmillo blanco”. En cuanto al segundo, los goonies no ya que no la vi hasta unos años más tarde, pero quizás la isla del tesoro.

      Un altre beset pero a tú :*

      Eliminar
  2. Hola apreciado querido amigo Roland, asombrada de tu propósito de enmienda de no autocriticarte. Son ricos tus cuentos. el de Alaska y los perros, se me hace muy familiar, podría haber sucedido aquí en Canada. Me encanta tu voz infantil, y me encantan esos relatos de aventuras. Me gusta como los hilas y los resuelves. Y me gustan los personajes con sus nombres tan rebuscado ( Bennet y Chalmers) o sencillos ( Jorge y Ana). Además, tienen esas candidez, que cuando uno los lee desde que comienzan, sabe uno que la historia tendrá un final reconfortante. Pero lo que mas me gusta y te felicito, es por tu voluntad de no autoflagelarte jajajajaja. Cheverisimo Roland!
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola apreciada querida y fiel amiga Natalia jaja ^^

      Sip, mientras los pasaba a limpio pensé en tu Canadá, debe ser precioso (A parte de frío jaja) Vivir allí.

      Bueno, pues encantado de la vida de que te guste. Y yo también me fijé en esos detalles que comentas. Veo incluso una ligera semblanza entre estas narraciones y los poemas de depresión de siete años después, con esos finales que tienden a enderezar la situación. O lo desean.

      También con los nombres jaja no sé, aunque por ahí… anda mi verdadero nombre jaja

      Tú si que eres chévere :) Abrazote, feliz finde.

      Eliminar