martes, 3 de septiembre de 2013

Colmillo blanco y Los tres valientes


Penúltima entrada de los relatos de la libreta y ya tengo ganas de ir enseñandoos cositas más modernas jaja

Bueno, que decir de Colmillo Blanco, esta fue mi visión-resumen del libro. Es un libro que por lo visto se deja leer bien por la edad que tenía y que en definitiva me gustara. El segundo relato si no me equivoco creo que está basado en una película de cuyo nombre… aunque quisiera acordarme, no me acuerdo jaja. Pero bueno, ya comenzaba a aficionarme al cine bélico supongo.


Colmillo blanco
Colmillo Blanco, un lobezno gris nació en una cueva donde fue amamantado durante su niñez. Cuando salió de ella, notó grandes cambios y experiencias, como el agua, el sabor de la sangre y la carne y la de los animales que le atacaban.

Así, poco a poco, se fue acostumbrando a una vida cotidiana. Más tarde conoció al hombre, poderoso. Y al fuego. Un indio llamado Nutria Gris se hizo amo de él.

Cuando se convirtió en un lobo joven, lo pusieron en un trineo, e hicieron un largo viaje para comerciar con los extranjeros que venían del este. Al llegar, vieron que la gente de los barcos hacían peleas de perros extraños y siempre ganaban los lobos.

Nutria Gris conoció a Smith “el bonito”, el cual lo emborrachó e hizo que le vendiera a Colmillo Blanco. Su nuevo amo le dio numerosas palizas, para días después ponerlo a luchar con los perros. Luchó con garras y dientes ganando las peleas.

Una de estas veces luchó contra un bulldog que cuando lo atacó, el otro perro lo mordió en el cuello y no lo soltaba. Apunto de morir, un hombre le salvó la vida poniéndole al bulldog una pistola en la boca y haciendo palanca.

Ese hombre y otro, lo amaestraron y se lo llevaron a su casa. Scott se hizo amo de él y Mat su compañero. Scott se fue y Colmillo Blanco cayó enfermo. Matt escribió una carta a su compañero explicándole lo que ocurría.

Una noche volvió Scott. Colmillo Blanco salió a recibirle y los otros perros creyendo que era aún aquel perro de peleas se le echaron encima. Pero este les dio una lección. Scott tenía que ir en barco, y dejó a Colmillo Blanco encerrado, pero se escapó y fue hasta el barco, donde su amo ya decidió llevárselo.

Conoció a Collie, una perra, y tuvo cachorros. Una noche un preso que se había escapado entró en la casa y lucharon. Colmillo Blanco ganó pero estuvo a punto de morir. Lo llevaron a un veterinario, tenía una pata y tres costillas rotas, una había penetrado en el pulmón.

Lo enyesaron y estuvo una semana sin moverse. Al quitarle la última venta estaba curado. Se fue a donde estaba Collie y los cachorros que jugaron con él. Y se quedó recostado adormeciéndose al sol.
 ---------------------


Los tres valientes
En Sudamérica, unos hombres querían hacer llegar una ametralladora a un fuerte. Contrataron a dos hombres y a una mujer para que lo hicieran.

Era un largo viaje por la selva, por lo que tenían que ir a pié. Pero unos hombres de una tribu indígena, querían la ametralladora para hacer una revolución.

Los capturaron y los llevaron a una celda. Pero como los de la tribu no la sabían montar, les dijeron que la montaran ellos. La mujer hizo como si se desmayara y así le pasó la munición a uno de los dos hombres. Al montarla, puso la munición, ametralló a los que pudo y así se escaparon con la ametralladora.

Al llegar al fuerte les pusieron a cargo de la ametralladora, hicieron zanjas y se camuflaron. Pusieron hombres armados por todos los sitios.

Al llegar el enemigo todo parecía desierto, pero cuando cruzaron la zanja salieron todos los hombres disparando. Ya no podían retroceder porque estaban los hombres de la zanja disparando, y sin poder hacer nada, murieron. Así es como la ametralladora llegó a su destino.


4 comentarios:

  1. OOOhhhhhh ^_^ Colmillo Blanco... ¡¡uno de mis libros favoritos!! :D En mi biblioteca, ese libro forma tandem con La llamada de la selva (o La llamada de lo salvaje, como lo titulan recientemente). Son mis novelas favoritas de Jack London, y por ello puedo decir que el tuyo fue un muy buen resumen de la narración :) claro, sencillo y conciso, tocando todos los temas clave. Y lo rematas de un modo sentimental muy bello, con el momento en que se reencuentra con su familia, y se adormece recostado al sol, por fin en paz y tranquilo. Un detalle que supiste captar y narrar :)

    El otro resumen es también muy interesante, tampoco me suena la película en la que pudiese estar basado, pero estaría bien saberlo, porque tiene pinta de ser entretenida, a tenor de tu texto.

    Ha sido estupendo leerte, como siempre. Y me has dado ganas de releer a Colmillo Blanco ^_^

    Molts besets

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja me sonrojas *_*

      Me alegro de que te guste y es un placer disponer de tu comentario tan largo, una vez más lo que a mis ojos no me acaba de gustar me doy cuenta de que estoy equivocado.

      Si te digo la verdad no recuerdo el título ni casi nada de la película, sólo tengo la sensación de haberla visto en el cine, cuando hacían sesión continua.

      Besets :***

      Eliminar
  2. Hola Roland viajero y aventurero! Como me gustan tus cuentos! Siento que me los cuenta un niño y eso los hace muy emotivos y encantadores. El del lobito es conmovedor (no he leído Colmillo Blanco) será que no tuve infancia jajaja. El final es un sosiego, que bonito! El de la ametralladora, me parece otra vez que tiene una poderosa simbología , como con la muerte, la ametralladora llega a su destino,,, Guao, eso es profundo y me imagino que a Rolandito ni le pasó por la cabeza esa gran metáfora que estaba haciendo. O si? El final es realmente un golpe de de ametralladora, directo al corazón.
    Un abrazote y que bueno que estés de regreso con tus aventuras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Natalia generosa con sus comentarios! ^_^

      Me alegro que te gusten, mi ego no aprende, sigue bajito jaja Pero se agradece mucho. Realmente si conmueve el libro así que me alegro de haber transmitido eso cuando lo escribí. Jajaja A Rolandito… ummm creo que no le pasó por la cabeza esa metáfora, quizás quería que todo descansara en paz y en su sitio; o esperaba que tras un esfuerzo hubiese la merecida recompensa. En todo caso me alegro de provocar esas sensaciones.

      Otro abrazote y gracias por comentar :)

      Eliminar