viernes, 24 de junio de 2011

El gran momento


Es curioso que en características similares el frío con facilidad se apodera de tus huesos, aunque en esta ocasión es distinto, es un fin buscado, algo necesario y al mismo tiempo una nueva etapa en la vida.
Uno ha visto esa escena muchas veces, está nervioso se mueve de un lado a otro… en este caso no me dejaron entrar, se iba a emplear instrumentos y el procedimiento indicaba que me tocaba estar fuera.
Allí todo era mucho peor, no ver, no saber que pasaba dentro, había que contener a la mente para que no divagara por distintas catástrofes y posibilidades negativas.
No quieres ver a nadie, que nadie te vea, cada enfermera, cada médico que por allí pasaba te lo quedabas mirando como si fueran a decirte algo, pero nada, había que seguir esperando.
De pronto un sonido lejano ¿Es lo que creo que es? El corazón me da un vuelco, algo se alegra mi interior ¿Pero y si no es? Algo me dice que di que es, es los la cuarta o quinta vez que me levanto de la silla, aquel llanto… se pequeño llanto… ahora necesito mirar a alguien, anunciar que he escuchado el llanto.
Me acerco a la puerta, no, no puedo pasar, en ese momento la puerta se abre, me hacen pasar, me cuesta no comenzar a correr, llego a la sala, la mamá me mira sonriente, la miro sonriente, miro a aquella pequeña criatura, es curioso, nunca imaginé que ya estuviera con los ojos abiertos, ahora no lloraba, lo miraba todo con curiosidad y me pareció lo más bello del mundo.

7 comentarios:

  1. Que bonita entrada... algun dia espero tener algo parecido.

    Un saludo.

    Por cierto, me hice un blog nuevo aparte del de los sueños, es de fotos hechas por mi, pasate si quieres y comenta, me alegrara :)

    http://lamaquinadecongelar.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Debe de ser la mejor sensación del mundo. Y yo con mono de bebé. Jooo y los años que me quedan jaja. Un besazo y felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Cheester: Gracias, seguro que pasas por algo así, ok, me paso de vez en cuando ^^
    Cris: Si, realmente es difícil de describir lo que se siente, no tengas prisa que luego son para toda la vida jajaja. Besitos ^^

    ResponderEliminar
  4. Mi hija nació dormida. Me la enseñaron acurrucada, de medio lado y recostada en lo que entonces me parecieron unas manos gigantescas. Ha crecido, ya no cabe ni entre mis brazos, pero si cierro los ojos aún la veo ahí, con su carita de china, el pelo revuelto y mis entrañas saliendo al galope para incrustarse con la promesa de un "siempre" en su piel de oliva.

    ResponderEliminar
  5. Son momentos que difícilmente se olvidan, suponen toda una revolución en nuestras vidas.

    Por cierto, bonito comentario, me gustó :)

    ResponderEliminar
  6. *_* qué bonita historia, llena de sentimientos. Es imposible no meterse en tu piel de recién estrenado papá :)

    Enhorabuena por serlo, y por saber plasmarlo y compartirlo *

    ResponderEliminar
  7. Gracias :D es algo único e irrepetible, si, "irrepetible" jajaja

    ResponderEliminar