domingo, 28 de mayo de 2017

Se cierne



Se sobrevenía sobre la ciudad. Majestuoso, inmenso, colosal. Capaz de estremecer a cualquiera que lo viera en vivo y en directo. 

Habría destrozos materiales, heridos, tal vez muertes. Si, seguramente las habría. Nada podría frenar el avance de tamaño fenómeno. Con aquella forma de embudo iba engullendo el mar y pronto tocaría tierra, pobre de aquel que le pillara en medio. Su forma blanquecina se transformaría en marrón y aumentaría su tamaño. Chozas, animales y personas comenzaron a volar por los aires.

Hera sonrió complacida, todo era de su gusto. Enarcó una ceja y miró a su esposo - ¿Veis porqué no tenéis que encapricharos de ninguna humana? Lo hago por vuestro bien. He de recordaros de continuo la mortalidad de vuestras elegidas. Los humanos son tan… volátiles – Rió su propia gracia.

Noviembre 2016

Fuente imagen: http://www.muyinteresante.es/ciencia/fotos/fotos-meteorologia-foto/fotos-nubes-tormenta___3902

8 comentarios:

  1. Hola Roland
    Muy ingeniosos final. Como siempre muy impactantes tus relatos cortos!
    Un abrazote grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Natalia.

      Y a mi siempre me gusta leer tus comentarios. A ver si recupero la inspiración que últimamente ando escaso.

      Otro abrazote para ti :)

      Eliminar
  2. ¡Hola Roland!

    Qué grande, el utilizar la mitología clásica enmarcada en uno de tus relatos. Los celos de Hera con Zeus, y los escarceos de éste con otras féminas son míticos.

    En tu relato vemos la cruel venganza de ella, que deja ese regusto amargo de lo justo injustamente conseguido. Hay gente que sufrirá su ira, pero qué hermoso relato hiciste con su enfado.

    Ya deseo leer más relatos tuyos ^_^
    *Qm*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Poe!

      Jajaja Si, me documenté un poco para al menos no cometer un fallo garrafal jajaja Gracias por apreciarlo.

      :*

      Eliminar
  3. Estamos en las manos traviesas de los dioses y de su fuerza en forma de naturaleza implacable.

    Sorprendente e inesperada historia. Me encantó!!

    Besos y feliz semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosa la época de antigua Grécia en la que se pensaba que éramos como títeres. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Besos e igualmente :)

      Eliminar
  4. De ángeles o dioses, siempre tuvimos
    la visión confiada de que encima
    de nosotros forzándonos
    obran otras presencias.

    Como encima de los rebaños que hay en los campos
    nuestro esfuerzo, que ellos no comprenden,
    los constriñe y obliga
    y ellos no nos notan,

    nuestro deseo y nuestro pensamiento
    son las manos con las que otros nos guían
    hacia donde ellos quieren
    que nosotros deseemos.

    Odas de Ricardo Reis (Fernando Pessoa)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial aportación literaria. Desde luego que hace reflexionar ^^

      Eliminar