viernes, 19 de diciembre de 2014

Seguimos con los sueños ¿Casualidad?


La dama de los sueños

Leila no dormía, nunca, de esto deduciréis que no hablo de una humana. En realidad Leila se alimentaba de los sueños de los demás.

Siempre hay gente durmiendo por lo que Leila siempre tenía trabajo, se alimentaba de los sueños y a su vez los dirigía, los guiaba. Ella los veía todos.

Había aterradoras pesadillas o increíbles historias de amor. Sueños inocentes de niños, sueños atormentados de adultos. Pero no había sueño que fuese inútil.

Leila tejía y tejía, se metía en los recuerdos de las personas, usaba los elementos que allí habían. Hasta sacar los deseos más profundos, los temores más viscerales. Y lo unía todo hasta crear una historia que sirviese a su dueño y a su vez alimentara el alma de la dama de los sueños.

Pero un día se encontró con un sueño que le llegó más hondo. Un sueño tan cristalino y puro que reclamó su atención. Una historia de amor de un joven con una mujer que no era de este mundo. Un sueño de entrega total y sin condiciones, pero lo que lo hacía realmente especial era lo “vivo” y lleno de detalles que era.

Leila, se propuso llevarlo a cabo… eligió el mejor de los tejidos, hilo de pan de oro y se puso a tejer con el mayor de los esmeros. Con dedicación consiguió hacer el mejor de los sueños, una maravilla. Esperaba que el receptor estuviese satisfecho. Leila se lo probó, lo puso sobre sus hombros, su mejor obra. Pero entonces... se convirtió en humo. Una mueca se dibujó en su rostro, es una lástima pero los sueños no perduran. Lejos de desanimarle Leila comenzó a tejer de nuevo, y es que los sueños, aunque sean efímeros, nunca se acaban.

15/12/2013

--

La casualidad quiere que el tema de estos días sean los sueños. No me había dado cuenta hasta hoy del peso subconsciente que le doy. Los sueños son algo mágico. Y hablo en los dos sentidos. Hay sueños cuando uno está dormido, y hay sueños cuando uno está despierto. Uno puede aprender y disfrutar de ambos. De los primeros que te pueden hacer pensar y plantearte cosas. Los segundos para marcar metas y por qué no, recordemos disfrutar de su camino. Los sueños son algo efímero, pero placenteros y necesarios.

Me despido hasta el 2015. Felices fiestas y feliz año nuevo. El año pasado acabó algo aciago, sabiendo o suponiendo que el siguiente iba a ser peor que el anterior (bueno y así unos cuantos llevo ya). El próximo no será fácil, no será un camino de rosas, hay muchas dudas y grandes problemas a la vista, pero si mis personas queridas y amadas me acompañan, tengo más un poco más de ilusión, esperanza y por supuesto... sueños.

Fuente imagen: https://julialorenzo.wordpress.com/2012/11/19/cuarta-luna-bordando-el-universo/comment-page-1/

6 comentarios:

  1. No sé quién decía que sin sueños la vida no tiene sentido. Preciosa la historia de la tejedora de sueños. Espero que los tuyos se hagan realidad este próximo año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece bastante acertada la frase y me alegro de que te guste. Igualmente para con tus sueños, que se hagan realidad.

      Eliminar
  2. Me encanto tu cuento de Leila!! Una manera muy bella de despedirte por este ano. Me encanta haber compartido este a~no contigo, en nuestros suenos en forma de letras. Ha sido un verdadero placer y espero el proximo an~no venga con mucha inspiracion, salud, alegria y prosperidad! Un gran abrazo! Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He de confesar que tenía poca fe en el relato, me lo encontré inconcluso y parecía que le faltaba gancho. Me alegro de haber sabido darle el empujoncito que necesitaba. Muchas gracias y lo mismo para ti, que la magia nunca te abandone. Felices fiestas. Un abrazote.

      Eliminar
  3. Hola Roland!

    hermosisimo cuento, delicado y sensible como los tejidos de la propia Leila.. Creo que los sueños, más los despiertos que los dormidos, representan esperanzas y deseos, y lque sean compartidos los mejoran aún más. Ojalá el nuevo año 2015 convierta esos sueños en realidad, y el manto que Leila teja con ellos sea el más hermoso que haya bordado :)

    Por cierto, la ilustración le va a la historia que ni pintada a propósito :)
    * Qm *

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El concepto de “la tejedora de sueños” no es un invento mío (hoy en día inventar algo...), no se decir con exactitud de donde procede, pero me suena haber leído/visto algún cuento o historia al respecto. El caso es que me sirvió de inspiración para este y... penúltimo relato corto de mi periplo de los 10 minutos. Gracias, lo mismo te deseo :*

      Eliminar