viernes, 21 de junio de 2013

Heros

Pese a ser un pedazo de pan, en EGB no era un buen estudiante. No sé si en parte por la fiebre reumática que tuve en una época o simplemente por falta de motivación. El caso es que en sexto de EGB rocé la hecatombe. Tenía siete suspensos en las evaluaciones y ante mi se abrió el abismo de que parecía que iba a repetir curso.

Me puse las pilas y mis padres me las pusieron también. En Junio aprobé 3 y me quedaron 4 para septiembre, recuperé parte del terreno perdido pero no parecía suficiente. Me quedé sin vacaciones de verano y mis padres haciendo un gran esfuerzo me apuntaron a clases particulares. 

¿Por qué os cuento todo esto? Una de las asignaturas que me quedó para septiembre era “lenguaje”. A parte de los exámenes me mandaron un montón de trabajo que hacer. Unas de esas cosas era hacer veinte redacciones. En clases particulares me pautaron el ritmo, para que no me quedase todo al final y me corrigieron las faltas de ortografía más gordas. La temática era completamente libre.

Esta es la primera de aquellas redacciones. No pude evitar darle una pequeña corrección pero tratando de modificar lo mínimo posible. Tenía doce años cuando lo escribí. En lo amarillento del papel de los dibujos, se puede apreciar el paso de los años.

P.D: Aprobé las cuatro asignaturas que me quedaron para septiembre y pasé de curso. Por los pelos.

- Heros 1986-

Heros, primer hijo varón de Adriano y Deris y hermano de Cayo.

Su padre quiso que Heros fuese un noble gladiador, al principio no estaba de acuerdo, pero su padre lo convenció. En la escuela de gladiadores habían muchos muchachos que querían ser gladiadores, pero pocos lo conseguirían: algunos se retirarían y otros morirían, sólo los más fuertes y valientes lograrían su objetivo.

No les daban mucho de comer, pero al menos si lo suficiente como para fortalecer sus músculos poco a poco. Muchos se retiraron o cayeron enfermos, pero Heros seguía en la lucha. Hacían ejercicios cada vez más difíciles, mortales incluso, que en vez de heridos dejaban muertos.

Heros lo hizo por su padre y por él, ya que al final le acabó gustando. De los “casi-gladiadores” Heros era el mejor. Pasaron los meses y de los veintitrés muchachos sólo quedaban cinco hombres.

Heros llegó a ser el mejor gladiador de toda Roma, llamó tanto la atención que despertó la envidia del emperador de Roma, que mandó que lo prendiesen y lo llevaran al circo para que luchase contra las fieras. Pero él no se dejó y mató a todo aquél que intentó capturarlo, el emperador mandó a su hermano para que lo capturase y también lo mató. Sólo se entregó finalmente cuando amenazaron con matar a su padre, a quien se entregó. Lo llevaron al circo, al día siguiente lucharía contra las fieras.

Cuando amaneció dos romanos le pusieron cadenas e intentaron llevarlo a la arena, pero con su fuerza rompió las cadenas. Los romanos lo amenazaron con lanzas y entonces no tuvo más remedio que salir. 

Estando aún desprevenido un león lo atacó y le hizo profundas heridas en el brazo. Era tal la furia que dominó a Heros, que de una patada en la cabeza mató al león. Eso hizo que las demás fieras en vez de atacar a Heros comenzaran a devorar la fiera que estaba moribunda. Aprovechó este momento para agarrar los barrotes de la puerta y separándolos consiguió escapar.

Algunos dicen que murió de aquellas heridas del león, pero lo que ocurrió realmente fue que se marchó de Roma para nunca más volver y tener una vida humilde y tranquila.


4 comentarios:

  1. Una vez más me sorprendes con tus escritos, y la sorpresa es grata.

    Me imagino a un niño fastidiado en verano por tener que estudiar, al que le obligan a hacer redacciones, y va y escribe algo así.. alucinante. No sé, igual estabas ifluenciado por las películas de gladiadores, o lo que sea, pero la temática elegida es estupenda, la historia coherente, y la ambientación muy buena. Hasta los nombres concuerdan con la época y el lugar..

    ¡Qué decir! Aplausos a ese niño castigado, y felicitaciones porque además de superar la asignatura, dejó este cuento para todos nosotros :)

    Enhorabuena, cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)

      Para mí siempre es una sorpresa grata que me leas con tanto interés.

      Si, las influencias de películas o incluso de algún libro son evidentes, mi imaginación como niño estaba acotada por lo que había visto a esa edad. Luego ya atas cabos y la mente cubre el resto.

      Gracias, me alegro que te guste, con tus palabras creo que me animaré a ir subiendo más de estas narraciones *

      Eliminar
  2. Me encanto! Creo que refleja toda tu ansiedad de niño castigado, con la presión de estudiar y pasar los exámenes. Creo que reflejaste tu estado de animo sin darte cuenta claro, y eso es lo mas impresionante, como sale con honestidad, otra vez, tu alma de niño, en forma de historia fascinante. Que chévere leer tus escritos, que bueno que los conservas, como un tesoro.
    Un abrazo desde Calgary que esta completamente inundado (estamos varados en casa sin poder salir, pero secos, al menos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, es “chévere” (jajaja vendita venezolana que tenía como compañera de trabajo de la que aprendí palabras como esta)

      La verdad es que nunca me paré a pensarlo así, quizás sea como dices y reflejaba mi estado de ánimo :)

      Ops, no sabía nada de eso, espero que pronto se restablezca la normalidad y que quede en una anécdota, un abrazo.

      Eliminar