viernes, 29 de julio de 2011

Refresco de limón

El otro día recordé el sabor de un refresco de limón muy frío y la máquina del tiempo me transportó años atrás.

Siempre era uno de los mejores día del año, las fiestas patronales de mi pequeña ciudad, ya desde la mañana había que vestirse con “ropa de domingo” aún me río cuando me veo en fotos.

Dos procesiones, la primera por la mañana, a la que iba a mirar como comenzaba hasta que no aguantaba más y me entraba el ansia de irme a los recreativos, el pequeño vicio que tenía yo entonces, tanto era así que algún año me perdí hasta los fueros artificiales del final, el gran momento, el que me ponía y a veces aún lo consigue ponerme los pelos de punta.

Luego la comida, pollo asado, Dios que bueno, luego un ratito de descanso y a prepararse para la segunda procesión, mi padre era una de las personas que levaban a la virgen durante un tramo, había que ir con mi madre al lugar de inicio, un lugar donde se apelotonaba bastante gente ya que era bonito ver los bailes desde allí.

Recuerdo un año en la que se me acercó una chiquita que debía de tener como dos o tres años más que yo, nos pusimos a hablar, de vez en cuando me soltaba alguna palabra en francés, lo hacía a propósito y no me quería decir que me había dicho, me decía que cuando tuviera novio se lo llevaría a francia para casarse allí xD Que mala es la inocencia y que inmaduro, que de la vergüenza la niña me daba miedo y eso que era bastante guapa xD Recuerdo que me perseguía por el lugar y yo le huía xD

Mi padre comenzaba a llevar a la virgen y yo me iba con mi madre a tomarme un helado, para hacer algo de tiempo, después nos acercábamos al lugar donde mi padre acudiría, que antes de eso yo iba detrás de la procesión hasta el nuevo lugar de los relevos.

Un año un hombre disminuido psíquico la emprendió a golpes conmigo con un periódico, sin mediar palabra xD Huí despavorido xD

En el lugar de los relevos había una casa donde los participantes podían beber algo fresquito, mi padre, prácticamente un héroe a mis ojos, me daba a elegir y mi elección siempre era un refresco de limón que estaba helado como la nieve.

6 comentarios:

  1. Hmmm esos refrescos de limon en verano son la gloria y el pollo asado ni te cuento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡La verdad es que si! ¿Qué haríamos sin esos pequeños placeres de la vida?

    ¡Saludos majetón!

    ResponderEliminar
  3. Unos grandes recuerdos atados a un pequeño detalle. Qué bonita forma de desgranarlos *

    ResponderEliminar
  4. *_* Si... Así tal cual.

    Gracias guapa :*

    ResponderEliminar
  5. Mi padre, prácticamente un héroe a mis ojos. Una de las mejores coaas que un padre puede transmitir a su niño. Ese detalle me hizo emocionarme.

    Son muy bonitas las sensaciones que nos has regalado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nieves. Vivencias de un niño sencillo.
      Otro abrazo para ti :)

      Eliminar