domingo, 7 de enero de 2018

Un día de furia



Sucedió todo muy rápido. Con las prisas a la entrada de la boca del metro, un leve empujón producido por la masificación de gente y el poco espacio. Todos quieren pasar con rapidez para no perder el metro.

- ¡Oye mira por donde andas! - Protestó la chica

- Lo siento, las prisas… - respondió él con ganas de desaparecer de allí cuanto antes.

- ¡Cabrón! - Ella no había tenido suficiente y necesitaba desfogarse

- ¡¿Perdona?! - Se detiene el el seco y se encara a ella – El insulto sobra ¿Vale? Te puedo denunciar por eso…

La chica tenía ganas de guerra – ¡¿Ah si?! ¿Y lo vas a hacer? No tienes cojones – Le espeta.

Él se pone hecho una furia, sabe que pegar a parte de que está mal, sería un grave error. La agarra del brazo y se la lleva consigo. Unos metros más allá había visto un agente – Disculpe, quiero denunciarla me ha insultado.

La chica se pone a llorar desconsolada – Me ha… me ha tocado una teta… Yo estaba tan tranquila y me toco… - dice entre pucheros.

Él se pone blanco. Sabe que, diga lo que diga, tiene la batalla perdida.

28/09/2017

4 comentarios:

  1. Hola Roland

    Curioso relato que ejemplifica una historia que desgraciadamente puede ser muy actual.

    El creerse por encima del bien y el mal lleva a cosas así. Que tengamos un mal día debe hacernos aún más empáticos con quienes nos rodean, y que quizás tengan un día peor que el nuestro.

    Pagarlo con otros no es justo. Y mucho menos de ese modo.

    ¡Gracias por la historia, da mucho que pensar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Poe

      Interesante reflexión la que haces. Me gusta escribir relatos que transmitan.

      Gracias a ti por pasar por aqui :)

      Eliminar
  2. Nunca me gustó esa actitud de algunas mujeres en venganza o en cualquier otro aspecto de la vida. Personalmente me avergüenza terriblemente.

    Tu relato de hoy puede servir para despertar conciencias.

    Saludos Roland. Feliz semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Nieves!

      La verdad es que hoy en día es un tema delicado. Pero me gustan vuestras opiniones.

      Feliz semana. Besos.

      Eliminar