domingo, 22 de enero de 2017

La parca


- Como mi Antonio, de la forma más dulce. Me preguntó mi nuera que donde estaba, y le dije que durmiendo. Cuando fuimos a despertarlo... nada. Se me fue por la noche.

- Pero es que no sabes donde te va a pillar. Mi hija trabaja en parques y jardines. Un día paró un señor que iba en bicicleta. Dijo que se sentía mal, se sentó y allí mismo se quedó.

- Si es que no somos “na” Un día estás aquí y al otro ya no.

Toma el primer sorbo de café – Qué rico está el café hoy.

- Será por las gotitas de arsénico, a ver que lo pruebe yo...

08/05/2016

4 comentarios:

  1. Creo que la parca llama al timbre...

    Muuuuy bueno Roland :)

    Besitos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Ciertamente eso parece.

      Muchísimas gracias Nieves. Besitos :)

      Eliminar
  2. ¡Hola Roland! :)

    Qué relato más original, con regusto de novela de Agatha Christie. Me ha parecido simpático y tétrico a la vez, si eso puede ser posible, jaja.

    ¡Un gustazo volver a leerte!
    *Qm*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, la verdad es que no leí nada de Agatha Christie.

      Si, ya supongo que es para flagelarse jajaja :*

      Eliminar