domingo, 5 de junio de 2016

Momentos robados



- Esta noche he dormido abrazada a él – Le dice ella compungida al chico que tiene sentado enfrente – Pero es que para mí es habitual, no le doy importancia.

- Ya, es normal – Dice él intentado quitarle hierro al asunto – No creerás que de un día para otro se puede cortar la relación en seco.

- Bueno, pero es que no quiero seguir en ese círculo vicioso. Me resulta demasiado cómodo. Me da miedo seguir con esa rutina y luego no poder dar más pasos. Seguir adelante, ya sabes... - Siguió ella hablando.

- No te preocupes, date un poco de tiempo. No te agobies con eso – Insiste él.

- Anoche me preguntó si me veía capaz de enrollarme con otro tío. Le dije... “Supongo, no sé”. Él me dijo que no. Creo que sigue enamorado – Prosigue con amargura

El chico chasquea la lengua. El tren se detiene en la siguiente parada.

- Bueno, aquí me bajo – Dice ella – Se acerca al chico, le pone las manos en las mejillas con dulzura y le da un apasionado beso. Luego se baja del tren.

Él se lleva las manos al pelo y se queda con la mirada perdida. Una mirada que al mismo tiempo lo dice todo.

13/02/2015



Fuente imagen: http://es.dreamstime.com/imagen-de-archivo-corazn-en-una-jaula-image19641781

2 comentarios:

  1. ¡Hola Roland!

    Historia de una pareja que lleva a muchos finales imaginados. El final abierto marca un deseo de continuidad que en este caso no plasman las palabras, sino que ha de hacerse con la imaginación.

    Me gustó el modo novedoso de narración, cómplice de los protagonistas.

    Buen relato, que lleva a mil finales.. Ojalá triunfe el amor.

    Como siempre.. ¡Enhorabuena! ^_^
    *Qm*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Poe!

      Gracias por tu comentario y me alegro de que te guste. Historia compleja, solución compleja. O tal vez no ^^

      Eliminar