lunes, 8 de junio de 2015

Tenemos un problema



De los tres concursantes dos dicen la verdad y uno miente. ¿Se atreve a participar con nosotros ¡Puede ganar un millón de dólares! ¡Dinero contante y sonante! 

- Maldita sea, apaga eso Tom. No sé en que momento la NASA decidió que ver los programas de la Tierra tranquilizaba a los astronautas, pero a mi me pone de los nervios. ¿Te has puesto el traje? Tenemos que comprobar el casco antes de comenzar el descenso, lo que sólo nos da cuatro horas de tiempo ¡Cuatro horas!

- Ya lo tengo y cierra el pico de una vez, pareces una vieja protestando. ¿Sabes lo que me contaron desde control el otro día? Que el noventa y cinco por cien de los astronautas son primogénitos ¿Te lo puedes creer?

- ¿A sí? Pues dile a ese que no creo en las estadísticas. La estadística dice que si yo tengo dos panes...

- Y yo ninguno. Ambos tenemos un pan – Finalizaron casi al unísono.

- ¿Eso quiere decir que no eres primogénito?


- Arthur... ¿Eso quiere decir que no eres primogénito? - Se comienza a partir de la risa.

- Vete a la mierda y anda, abre la exclusa.

PSSSSSSSSSSS

- Venga, asegúrate de agarrarte bien, no me apetece ir buscarte por el espacio...

- Yo también te quiero, Tom


- Bueno, a ver que tenemos. No sé como no han jubilado aún esta chatarra. Las nuevas son más flexibles y no van soltando losetas.

- Bien, tú inspecciona hacia estribor, yo iré en dirección contraria.


- Arthur, tenemos un problema.

- Define problema.

- Se me ha olvidado mandar una solicitud para el concurso de la tele...

Tom se parte de la risa – Yo te mato tío, me has dado un susto de muerte. Anda termina cuanto antes, quiero volver adentro, tengo que arrancarte las orejas.

11/05/2015


Bueno, un relato ameno y para nada pretencioso, esa es la intención. Quizá la intención es jugar con el lector que puede estar esperando que ocurra la "esperada" desgracia, pero simplemente hay una broma dentro de una broma. O... en el peor de los casos una charla agradable entre astronautas.

Fuente imagen: http://www.abadiadigital.com/el-primer-astronauta-que-realizo-un-paseo-espacial/

6 comentarios:

  1. Las bromas si no llegan a mas, son eso, bromas, y animan la soledad. Supongo que en muchas conversaciones de astronautas en el espacio se repetirán tal como lo has comentado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso igual. Las bromas cómplices son positivas para mejor el humor y en definitiva para la salud. Las pesadas ya no son tan positivas... Saludos.

      Eliminar
  2. Hola Roland!

    Buen y distendido relato donde sí, lo confieso, esperaba alguna desgracia, jaja. Pero has sabido darle la vuelta y ponerle un toque costumbrista, una conversación aparentemente trivial que rellena el silencio y la soledad de una misión espacial. Qué bien plasmada :)

    Un placer leerte de nuevo! ^_^ *Qm*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Poe! ya, ya... Pero había que variar un poco, al fin y al cabo no deja de ser otro modo de sorprender. El placer es mío :*

      Eliminar
  3. Hola Roland! Muy bueno y ligero tu cuento! Me gusta lo de las estadisticas, bien decia creo que Mark Twain que : "there is lies, damned lies and statistics" Tambien me recordo un libreo que lei hace poco de ciencia ficcion, El Marciano, ya viene la pelicula. Es buenisimo!! me lo devore, sobre todo para nosotros los ingenieros, muy interesante. EN fin, este comentario esta muy largo, en resumen: disfrute tu relato. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Natalia! Nunca me parecen largos tus comentarios, por eso no te preocupes, con ellos enriqueces mi blog :) Por cierto la anécdota de los primogénitos está extraída de un programa de divulgación. Vamos que está basado en hechos reales. Un abrazo grande.

      Eliminar