viernes, 14 de febrero de 2014

El soldado

Segundo relato corto extraído de la prueba de los diez minutos al día (y segundo día). Apenas lo he pulido un poco, así que supongo que fue provechoso el experimento. 

Me gusta la temática bélica y aunque no me gusta nada la violencia de las guerras, me resulta fascinante y estremecedor. En cada soldado hay una historia, una vida. Bueno no me enrollo más, os dejo con el relato corto:


El soldado 18/11/2013 - 14/02/2014

Estoy en mi trinchera, suenan las explosiones de los obuses a mi alrededor, esto es un infierno. La lluvia mortal de astillas cae por todas partes, he visto a compañeros míos atravesados por ellas. Ahora sé que voy a morir, oh si. Pero es de lo más curioso, ahora mismo no tengo miedo de morir. De lo que tengo miedo es de quedarme inválido y volver a ver a mis seres queridos en ese estado. No quiero dar lástima, no quiero tener a nadie pendiente de mí.

No, esta maldita guerra no tiene fin y espero que me alcancen en el pecho, una muerte limpia y rápida. El dolor pasa, la calma llega y… te despiertas en el más allá. Eso si crees en el más allá, si no simplemente el fin. El fin.

La echo de menos a ella. Y si siquiera sabe que la quiero, estúpido de mí. Antes era un muchacho tímido y nunca se lo dije. Si ahora tuviese una oportunidad, si llegara a volver, no harían falta ni las palabras. La buscaría, la abrazaría y le daría un beso largo y sentido. Ahora sé que eso no podría fallar. Cuando los sentimientos son sinceros, sé que no me abofetearía… Otra cosa es que la cosa siguiera adelante, ojalá. Betty la dependienta de la panadería. Con su vestido de cuadros azules y el lazo rojo. Y sobretodo con esa maravillosa sonrisa. Betty, te amo. Como me gustaría… 

Estúpido de mí, despierta, el bombardeo está cesando, es hora de avanzar. Me pongo en pié. Las piernas me tiemblan, empuño mi fusil y avanzo hacia lo desconocido, a la negra muerte o los brazos de mi amada, o tal vez ambas cosas a la vez.

Fuente imagen: http://www.eurasia1945.com/batallas/contienda/campana-de-crimea/

8 comentarios:

  1. Me gusta y el final me intriga mucho, mucho. ¿Ambas cosas a la vez?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amparo, me alegro de que te guste y el final me salió así, se puede interpretar de varias formas y casi prefiero que sea el lector que tome el que más le guste :)

      Eliminar
  2. Hola Roland! es muy interesante meterse en los pensamientos de un ser en esa condicion extrema de vivir o morir. Como siempre, lo logras con mucha honestidad e hidalguia, Es que tu transparencia habla por ti.
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Natalia L. ^^ jaja No sé… Si habla por mi, dejemos que hable jaja Na, me alegro de haber conseguido algo interesante y que me sigas por aquí es un placer. ¡Un gran abrazo, amiga!

      Eliminar
  3. Hola Roland!

    De nuevo soy Poe, usando el teléfono para comentar. Me ha gustado mucho el relato. Destaca la humanidad del protagonista, sus dudas y su fragilidad como ser humano enfrentado a una muerte que él percibe cercana.
    Nunca sabremos el fin de la historia, quizás fue uno de los supervivientes, quizás no, pero le has dado vida y voz a un soldado anónimo, y eso hará que sea inmortal. tVm*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Poe, ya sé que eres Poe jaja Me alegro de que te haya gustado. El relato es libre de ser interpretado por cada uno :) Tanto en su personalidad como en el desenlace. No se si llegará tanto como a inmortal jaja Pero si gusta ya es suficiente :*

      Eliminar
  4. Es un relato muy bueno, ¡me ha encantado!
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracisa Hammer, me alegro de que te haya gustado. Otro abrazo para ti ^^

      Eliminar